Boletín Oficial de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

martes, 10 de noviembre de 2015

Los malos catalanes se separan de España

NOTA

Nos importa tres pepinos que Artur Mas no logre los votos necesarios para ser investido president
Es como si los separatistas -muy malos catalanes- dijesen: "Quiero que se hable de nosotros en todo el mundo, y mejor siendo todos president". Vanidosicos ellos.

Ya sabemos que para ellos la democracia es una tontería. Como lo fue en 1934. Como lo fue para los separatistas (que no llegaban a tanto, ni a tanto narcisismo como hoy) y para los socialistas en la Revolución de 1934, que provocó la primera guerra civil de la España del siglo XX. Claro es -así piensan-, los fascistas son otros, no ellos. Lo mismo piensa de sí mismos el entorno etarra y separatista en Navarra y otros lugares cercanos. ¿Fascistas nosotros?: no -dicen-, son los de enfrente. Así piensan los guerracivilistas.

Ya sabemos que lo que está ocurriendo en el Principado catalán -tenemos no pocos amigos catalanes- es un paripé separatista, pero que no obstante va en serio. Entre broma y broma, cuelan las cosas. Y Rajoy con cara de póker y promesas electoralistas. Lógicamente, ya dicen algunos que el "Centro" y el "control de la situación" pasa por la reforma constitucional forzada y por el advenimiento del Estado federal forzado. Forzado, sí, y todo "en Libertad". Que se diga que también somos unos genios. Y don Felipe repartiendo premios a los ganadores del concurso: "Quién es un rey para ti".

Todo esto es el método de la contradicción para pueblos abotargados de tanta palabra y promesa vanas. Y Libertad de la buena -¿eh?-, que no se diga. Mientras tanto, el sr. Rajoy dando largas y haciéndose valedor de una legalidad repetidamente conculcada por los separatistas mientras que nunca les pasa nada, lo cual es muy significativo. Y España pierde, cuando el pueblo español permanece perplejo y pasota, creyendo que todo es una "boutade" narcisista del sr. Mas y el ex honorable Pujol.

No ha podido ser president una vez que él y sus amigos -traidorzuelos luego hacia él-
han utilizado en vano el noble nombre de Cataluña para separarse de España.
Una quimera y un "bluff" éste que está haciendo mucho daño.
Los guerracivilistas dicen que los demás son fascistas. 

Será que todos ellos -en Madrid y Barcelona- son muy amigos en el confortable y seguro seno de hermandades nada visibles para los profanos. Sus columnas, la Libertad que una y otra vez Mas y Rajoy han conculcado -¿se acuerdan de las promesas de Rajoy a su electorado cautivo?-. Sus columnas, la Igualdad de los ricachones para que paguen impuestos los demás. Sus columnas, la Fraternidad de quienes sólo se miran el ombligo y con quienes el holocausto del aborto deja muy atrás el exterminio del holocausto nazi y de los Gulag soviétivos.

Vegüenza tenían que tener los jefazos separatistas con los escándalos de los Pujol y de los partidos burguesitos de Cataluña. Vergüenza tenía que tener Rajoy por los incumplimientos de su programa electoral de ayer. Pero en España ya no hay sitio para la vergüenza. Y Podemos y Ciudadanos, sobrepasados como lo está el PP y PSOE. ¿Cómo no van a estarlo si no tienen Patria, si no saben qué es España, ni los Fueros como derechos propios anteriores al llamado Estado...?

Se ha llegado al teatro universal de los malos catalanes, pues la verdadera Cataluña está oculta por el atrevimiento más que soez y mentiroso del separatismo antiespañol y anticatalán. Se ha llegado al teatro universal de los malos españoles, pues la verdadera España está secuestrada por todo tipo de sectas y oligarquías que hacen viable lo inviable para que en breve seamos otra cosa, enemigos de nosotros mismos.

Hoy día vemos de todo. Quien se dice católico
pero en un partido anticatólico porque antinatural como el PP.


Cataluña y España, inseparables y que se implican mutuamente, son mucho más que un acto de voluntad, que una generación perdida, que un sector elitista que secuestra e ignora a los verdaderos catalanes y, con ellos y en ellos, a los verdaderos españoles.

Lo que nos importa es Cataluña y los catalanes, todos. Lo que nos importa es España o Las Españas y los españoles, todos. Y Cataluña y España o serán cristianas o no serán. Como el hombre. El paganismo (la raza, la lengua, el dinero) o la Cruz. 

Ramón de Argonz
11-XI-2015

Monasterio de Montserrat donde se venera a la "moreneta",
hogar de todos los buenos catalanes y españoles. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada