Boletín Oficial de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

sábado, 14 de noviembre de 2015

ANTE LA MASACRE YIHADISTA EN PARÍS

OPINIÓN

          HEMOS GUARDADO un día de respeto, de luto y de oración. 

          LUTO ante el asesinato múltiple o masacre ocurrida en París. Los yihadistas han masacrado al estilo sarraceno a casi dos centenares de personas, de franceses, y han arrancado tiras la vida de muchos heridos. En ellos, masacran al mundo civilizado. Son pocos los autores, pero estos actos de guerra se repiten año tras año hasta la saciedad. Se han repetido muy recientemente en Oriente (Occidente se ha hecho oídos sordos haciendo que las víctimas le avisasen de las fatales consecuencias de dicha actitud egoísta) y ahora en Occidente. Por una parte, el ombliguismo occidental impediría quejarnos de nuestros tremendos males, y por otra se reconoce que el asunto es complicado porque muchos musulmanes dicen que ellos nada tienen que ver con esta guerra sucia, aunque en realidad llegan frecuentemente tarde y poco hacen para evitarla. 

          Hoy y siempre son días estos de ORACIÓN pidiendo la intercesión a N.S. Jesucristo, nuestro mediador ante el Padre. No son días de lamentos con son los de las sociedades masonizantes y paganas, que no quieren verse sobrepasadas por la realidad. Que sí, que el tratamiento psicológico a las víctimas no es suficiente, e incluso raya en lo contraproducente cuando se abandonada a sí misma. Que sin Dios es hombre languidece hasta desaparecer. Que sin N. S. Jesucristo el hombre deambula como una sombra. Que sin Iglesia católica Europa primero y con ella la humanidad se rasga a girones. Que sí, que mientras tanto, la poderosa ONU es el fútil vaho de la herejía naturalista, e inutiliza y hace imposible el mucho bien que pudiera y debiera realizar. Los hechos mandan, y si las palabras anuncian algo, en realdiad son superadas por aquellos. 

         Estamos en un período muy especial de la historia en los viejos países del viejo continente, agotados y abotargados, ansiosos de paz, necesitados de una supervivencia biológica debido a los hijos que no han querido tener.  

          LUTO y ORACIÓN, pero también días de serena CRÍTICA. No hay que limitarse a llorar a los muertos. No basta las velas, las concentraciones y las flores; no basta las pancartas, los mensajes, las firmas en el libro de altas condolencias, y los días de silencio; no basta el pacto antiyihadista del que Podemos se desmarca en España... por lo que ha recibido una sonora reprimenda. Hay que actuar, prevenir  los males, superar los errores cometidos, y corregir sus causas más remotas y profundas. 

       No es la primera masacre de estas características en unos u otros países. En realidad deberíamos estar mucho más que preparados, abandonando la extendida frivolidad ideológica y laxa política actuales. Por ejemplo, es angustioso que todavía no sepamos qué pasó en España en la masacre en el tren de Madrid que dió al traste a todo un Gobierno de Aznar para generar otros, el de Rodríguez Zapatero, que fue su continuación. Más: ¿no fue el mismo gobierno francés el que, durante mucho tiempo, se mostró más que tibio en la lucha contra el terrorismo etarra en España? (Hoy alguno ha dicho que el terrorismo ha sido vencido, produciendo no pocos retortijones de tripas toda vez que los amigos de ETA no condenan el terrorismo mientras paradójicamente gobiernan, permitiendo sospechar que lo hacen como un ensayo y premio por no apretar el gatillo a sus armas de mano)

          Los franceses, españoles, y todos los países del mundo civilizado, quieren vivir en una verdadera paz. Pero no saben como alcanzarla. 

          Es nuestra CRITICA decir que se están cosechando los malos frutos de los muchos errores cometidos por los ideólogos racionalistas y sus gobernantes paganos. Estos dirán que ellos han sido elegidos por "el pueblo", lo que no es sino una evasiva a su falta de diligencia y a su ineptitud (diferente al buen trabajo que reconocemos en la policía).Añádase a ello que el actual sistema no es representativo, ni transparente, y no es sino una oligarquía muchas veces pagana que mendiga el consentimiento popular. El dominio de los medios de comunicación sobre la sociedad confiada e inexperta, lo inevitable de elegir a los que se presentan para ser elegidos salvo que se prefiera la abstención, el coqueteo electoral de los gobernantes con sectores peligrosos para la paz con el objeto de lograr su votos etc., vulneran e hipotecan el presente y el futuro. 

          Preferimos que los periodistas informen lo básico y no hagan bienintencionadamente "el agosto" con esta tragedia. Preferimos que los tertulianos no estimulen la curiosidad inútil y no provoquen conversaciones estériles desviando así la responsabilidad de los gobernantes y el sistema actual. Preferimos que no se opine tanto en público y que se haga y actúe mucho más. Preferimos que descienda el kikirikí del gallinero entre ciertos tertulianos. Queremos seriedad, y no que sean los terroristas quienes lleven la iniciativa como ocurre hoy. 

          Preferimos menos condolencias de los jefes de Estado y altos políticos, menos lamentos y menos apariencias de seguridad política nacional en España e internacional, y que se trabaje más en silencio, en serio y profundidad. 

          Los gobernantes tenían que haber previsto estas situaciones, e impedido que se cultivasen. Llevamos años de terrorismo etarra y ahora islámico yihadista. El origen de la masacre en París no es la situación de Irak y Siria, ni el mea culpa de Bush y Blair -creo que nada ha dicho Aznar- por invadir Irak alegando causas de guerra inexistentes. Esta puede ser la causa inmediata -no quiero excusar a nadie-, pero no la remota que se concreta según las circunstancias. La causa remota es la ingenuidad y la utopía de ciertas ideologías -que se autotitulan de "ilustradas" y son masónicas- y los actos derivados de ellas, la migración masiva e indiscriminada muchas veces provocada para mezclar civilizaciones mostrando las posibilidades "creadoras" de un "nuevo mundo", la debilidad social e institucional que anima a los terroristas en buena parte debido a la galopante descristianización y la degradación moral. También lo es el permisivismo sociopolítico, los a modo de Estados de inmigrantes dentro del Estado que les acoge, el apoyo de muchos musulmanes -que están divididos- a François Hollande, el llamado gobierno -o desgobierno-mundial, la hipocresía de Occidente ante los Estados islámicos o semejantes (los "besitos" o tolerancias al feo de Gadafi durante décadas se transformaron después en aplaudir su horrible fin...) etc. 

          España está en el punto de mira del yijadismo. Nuestro nivel de alerta en España es de nivel 4. Sólo puede empeorar un grado más. En Francia el nivel 4 supone el cierre de fronteras en determinados casos, movilizar al Ejército, preservar la seguridad dejando la policía para labores de información, y limitar la circulación de personas en determinados lugares. Son 1.800 personas las fichadas por la policía gala y 370 personas detenidas en Francia por yihadismo. ¿Se imaginan estas medidas en España? ¿Y si son necesarias, aunque las ideología y utopías se echen atrás a pesar de perjudicar a los españoles?. En España ya se han detenido más de 100 personas, y nunca desde 2004 la amenaza terrorista ha estado tan alta en España. 

          Así dice el secretario general de la CTC por whatsapp: "Ojo. Si acaban con los yihadistas me alegraré pero seguiré en guardia porque los ideólgoos progres no odian a Mahoma sion A Cristo"

          Calma y sosiego en la sociedad, más discreción y prudencia en los medios de comunicación, y mucho más trabajo y previsión -además de la verdadera- en los gobernantes de hecho. Que no se escaqueen. Que estos cumplan su obligación y no echen balones fuera. Que trabajen duro por el bien común y no por su partido político, que la sociedad bastante tiene con rehacer los cuerpos sociales -ojalá le dejen-, con sobrevivir a la crisis económica, y con fiarse en los que les gobiernan de hecho, aunque sobre todo lo que debieran exigirles es el buen gobierno, recto, sincero y según verdad como Europa cristiana que debe volver a ser, restaurando lo que hay. 

          José Fermín Garralda
          15-XI-2015
       

       

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada