Boletín Oficial de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

jueves, 3 de diciembre de 2015

Día grande en Navarra: 3 de diciembre

AGENDA

Bellísima imagen de San Fco. Javier
en la iglesia del colegio de los
PP. Jesuitas de Pamplona.
Foto:JFG2015
Hoy los navarros celebramos con entusiasmo la festividad litúrgica y civil  de San Francisco Javier, patrono de Navarra y de las misiones. 

Es un día grande, mayor que el conocido Día grande de Navarra del también jesuita P. Isla (1746). 

Día grande para Navarra, la Comunidad Foral y viejo Reyno.

Día grande para las misiones y misioneros.

Día grande en la Iglesia universal.

Día grande para todos los que se llaman Francisco Javier, que son pero que muy muchos. 

Navarra, si quiere seguir siendo tal, no puede dejar de ser cristiana. El día que los navarros abandonen su cuna y ser cristiano -ahora algunos lo intentan hacer con un exposición sacrílega en el monumento de Navarra sito en Pamplona, o bien paralizando a la gente que se ha manifestado tres veces, y ello con el "ya es suficiente" aunque el mal gravísimo siga...-, Navarra se disolverá como el azucarillo, y, retrocediendo dos mil años de historia, sus habitadores entrarán en conflicto con lo que sean las nuevas tribus vecinas. 

Primero el liberalismo ideológico disolvió qué es España al romper jurídicamente con Dios en la política. Esta apostasía colectiva es el origen de todos los graves males presentes. 

Luego el liberalismo creó las autonomías como delegación del Estado, convirtiéndose éstas en pequeños Estados con la ruina económica -además- de España. El Fuero es otra cosa y lo que los españoles necesitan: el Fuero es derecho propio y anterior al Estado y tiene un alma tradicional y cristiana.

A continuación, el nacional-separatismo -que es de origen liberal- enfrentó a algunas autonomías entre sí: los ideólogos de las dos avarientas autonomías nacional-separatistas contra tres Regiones históricas de lo más españolas (los viejos Reinos de Valencia, Mallorca y Navarra). 

Y al fin, el liberalismo ha dividido de forma tonta y casi irreconciliable -muy pasional- a la población dentro de cada Región histórica (Reinos, Principados, Señorío, y Provincias -así, originales con mayúscula, que son las de Álava y Guipúzcoa-...). 

De la división a toda escala (incluso dentro de la misma familia) de una España cuyos habitantes siempre tendieron al individualismo y a la gresca entre sí de no existir una nobilísima Causa que les uniese -la religión católica y la lealtad al mismo rey-, no puede salir nada bueno. Por eso, los carlistas creemos que:


por el fin de la partitocracia, otro sistema es posible, 
y que debemos estar todos unidos, no partidos. 


Día de Navarra enraizada en nuestro santo patrón.

Ramón de Argonz

3-XII-2015

ADDENDA:
Hoy, el presidente de la CTC de Navarra ha estado de rodillas y con boina roja, rezando el Santo Rosario y la oración a San Miguel en el mismo lugar de la profanación sacrílega, que es donde sigue cebado el espíritu profanador, realizada contra la Sagrada Eucaristía, concretamente en la exposición que se mantiene en el Monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada, sito en Pamplona. Es su segundo día, y lo hará D.m. todos los días de fiesta civil o religiosa. La ofensa contra Dios es gravísima; también lo es contra los hombres, y por varios motivos contra la misma Navarra. 

Responsable de la exposición es nuestro Excmo. Ayuntamiento, que ya tendrá su juicio divino y también su juicio humano en los tribunales. Otra cosa: si no se hubiera donado el Monumento al Excmo. Ayuntamiento en 1997-98, no hubiera estallado este gravísimo problema:la administración del arzobispado tenía que haber pensado por entonces que no todo se iba a mantener igual y para siempre. (Máxime ante las negociaciones con ETA, y las que habrá pocos años después). Pues bien, ahora es el momento para que el arzobispado recupere el Monumento por  gravísimo incumplimiento de las cláusulas de la donación del edificio.


Informar de mencionado gesto de tal presidente, nos da un poco de vergüenza, porque muestra hasta dónde hemos caído los navarros y lo poco que queda de Navarra. No obstante, se reconoce que no todos tienen esos hígados de estar tan sólo rezando delante de las fotografías que representan la profanación. 


Una advertencia: ¡Qué más quieren los aberrantes sino denunciar individualmente a aquellos a quienes ellos mismos agreden, reponer a bombo y platillo sus propias muestras o engendros que llaman "artísticos", y manipular las circunstancias poniendo a sus víctimas de color morado subido al acusarles hasta de yihadistas, pensamiento éste que impide a otros imitar en cadena la buena acción que el lector pudiera imaginar! Decimos esto para prevenir a los demasiado echados p'alante. 
No sé, no sé... 

R. de A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada