Boletín Oficial de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

jueves, 28 de enero de 2016

Crisis del sistema en España

OPINIÓN

El resultado de la partitocracia:
la honda crisis política que sufre España.

     Si muchos políticos sobran, la sociedad es la que falta.
   Nunca tantos (46 millones de españoles) dependimos de tan pocos (5 ó 6 líderes, algunos "barones" más y los jefazos que están en la sombra -que no a la sombra-): como para que critiquen a los gobernantes del pasado. Claro, siempre hay que crear una bicha negra que sirva de contrapunto para así poder autojustificarse. 

Leemos en el digital "HISPANIDAD" del 28-I-2016:

“-Felipe González: “Ni PP ni PSOE deberían impedir que el otro gobierne”.
-El PNV no respaldará un Gobierno de coalición en el que figure Podemos.
-El Rey podría proponer disolver las Cortes si nadie opta a presidente.
-Podemos buscó apoyo de CDC, ERC y PNV para presidir el Congreso.
-El PP blanqueaba mordidas para financiar sus campañas”.

A los españoles nos han dividido y subdivivido sin necesidad alguna, y ello con engaños para dar origen a la partitocracia. Quizás nos hayamos dejado dividir y subdividir nosotros mismos. En efecto, para discrepar en ciertas o muchas cuestiones no hay por qué dividirse y subdividirse; no decimos en todas ellas porque en temas como el derecho natural más básico, la vida individual y socialmente católica, la nación española una en su variedad foral etc. sería contradictorio hacerlo si se quiere seguir siendo lo que se es y hasta si se desea seguir existiendo. 

Todos los partidos de la partitocracia quieren el poder porque temen al mismo poder: defenestrado Dios en el ámbito sociopolítico en 1978 y el propio hombre por el aborto etc., el poder político es ilimitado y cualquiera podría hacer burradas con él, sobre todo quizás los que tienden más a ello como son los comunistas de Podemos

Todos tienen miedo a los neo comunistas de Podemos, porque una vez en el machito no se bajan de él aunque nadie les quiera. Los españoles podemos ser muy caribeños. Además, los neo comunistas son capaces de todo. Lo de menos para los separatistas del PNV es que Podemos sea capaz de ceder todo al PSOE para reconstruir un nuevo Frente Popular. Poder, poder…. poder deconstruir o deshacer todo para construir artificialmente conforme al mito comunista que manipula a Bolívar, mantiene vivo a Fidel Castro, ignora quién mató a Che Guevara, olvida el rechazo a Allende por el Parlamento chileno antes del golpe de la CIA, calle el estado de preguerra civil que casi estalla en Argentina hace décadas y no sé qué más. Que vamos a la ruina más total… ¡qué más da! Como en Cuba, Venezuela, Corea y qué sé yo. ¡Lo primero es el mito, la evasión, el ir contra, y sacar la bilis y el sectarismo!

Al menos los del PNV no se quieren aliar con Podemos pues sí lo hicieron con los comunistas en 1936. Quizás apoyando al PP y PSOE obtengan lo mismo por otra vía más "civilizada". Felipe González parece tan sagaz como el PNV y amigo de la estabilidad, quizás porque los años le han hecho reposar y no está en el machito del poder visible, porque ya pertenece a la élite mundialista. 

Algo tiene el poder absoluto (hoy dentro de los límites trazados por los nuevos amos del NOM) que Sánchez está como obnubilado con él y Rajoy no lo quiere dejar. Desde los vergonzosos insultos de Sánchez a Rajoy en el debate de TV1, no extraña que ambos parezcan personalmente incompatibles. 

Miren: a mí me parece que todo esto son disputas entre gente que piensa muy parecido, disputas de familia como las que hay dentro de las familias sicilianas (la mafia, la camorra y esas cosas), o en las familias en el seno del poder mundial.

Los carlistas queremos que el poder del Estado se reduzca mucho -y hasta la sustitución de ese artefacto llamado Estado por la suprema potestas, eficaz y con medios adecuados-, que la sociedad crezca por sí misma, que el Estado devuelva a la comunidad las atribuciones que éste le ha ido usurpando a través del tiempo, que la sociedad se vertebre en instituciones libres y autárquicas, que éstas tengan mucho que decir en política pero en los temas que les correspondan, que los políticos estén sujetos al mandato imperativo y juicio de residencia, el control de su fortuna antes y después de ocupar el cargo (auditorías para todos y no sólo para cinco sospechosos, tildados desgraciadamente para siempre aunque sean inocentes), el reconocimiento y defensa de los Fueros (que no son delegación del Estado sino derechos propios ante el poder civil supremo, y que implican Fueros dentro de cada Región histórica de cara a su propio Gobierno), el control de cuentas públicas etc. 

Omitimos tratar aquí el tema moral (vida, matrimonio, familia, educación, terrorismo, trata de blancas, pornografía, emigración...) y religioso (libertad de la Iglesia católica, el poder civil confesional católico en España pero no a lo confesional luterano o musulmán, la unidad católica con respeto y defensa de la vida religiosa en los ámbitos privados y la tolerancia en lo público en los lugares donde ya sea necesario), que son el vértice de toda convivencia en verdad y paz.

Sí, el actual sistema político es un desastre para España. Lo era para los restantes países, pero ocurre que es como si en España se agudizasen todos los males.

Los políticos del día tienen pavor a unas nuevas elecciones generales porque expresaría el fracaso de estos años de paz juancarlina donde cuajaron los males presentes, la debilidad y falta de representatividad del sistema, el fin del PSOE, el auge temporal y manipulador del neo comunismo, el auge del "voto contra" tan común en España con la consiguiente polarización, el hundimiento temporal de la Bolsa, y una herida honda que mostraría las incapacidades del maravilloso sistema que han creado para nosotros. 

Sin Gobierno -aunque se mantenga el saliente- estamos mejor que con él, pues, el que hay, poco hace. ¿Para qué va a actuar? Y eso es lo mejor. Italia y Bélgica han funcionado  sin sus Gobiernos cuando por crisis como la nuestra no los tenían. Sin politización de la vida cotidiana y sin que los políticos nos asalten pidiendo a cambio de promesas mil, estamos de maravilla. Todo indica que en la política actual, hay mucho montaje, que muchos políticos y administradores sobran, y que otros muchos -la misma sociedad organizada naturalmente- faltan: falta la sociedad vertebrada libremente y con responsabilidad, sin "come-cocos", sin ideologizarse, sin que le planteen artificialmente lo que ella misma de por sí no se plantea, sin psicoanálisis ideológicos, ni vértigos artificialmente "soberanistas". 

Ramón de Argonz y de la Urrutia

Pamplona, 29-I-2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada