Boletín Oficial de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

domingo, 28 de junio de 2015

AL PROTECTOR Y DEFENSOR DE LA FE EN EL REINO DE NAVARRA Y LAS ESPAÑAS

CRÓNICA

DESDE EL ALTO DE SAN MIGUEL DE ARALAR.
UNA ORACIÓN Y UN CANTO DE ESPERANZA.

28 de junio de 2015. Un día de reluciente sol, la XXVIª peregrinación a San Miguel de Aralar alcanzó el santuario del arcángel para, desde ahí, dar gracias a Dios, clamar al Cielo y consagrar las Juntas carlistas a San Miguel en la advocación milenaria de nuestra tierra. Nor Jaungoikoa aña? ¿No romperás las cadenas que nos sujetan, Señor, como hiciste con las cadenas del todo arrepentido Teodosio de Goñi?
El calor de la fe católica milenaria en nuestro viejo Reino de Navarra aunó a un grupo de familias entorno a la imagen titular del Santuario en el monte Aralar.

Un día espléndido, soleado y reconfortante, muy cerca del Cielo.
XXVIª peregrinación carlista a San Miguel de Aralar. Foto:JFG2015

Toque de campana interior y llamada entorno al Altar para asistir a la celebración de la Santa Misa. La monición de entrada decía así:

“Navarra tiene entre sus herencias más apreciadas la devoción al arcángel San Miguel. El ¡Quién como Dios! que proclama su nombre ha impregnado a nuestro pueblo de un carácter espiritual cuyo signo ha sido poner siempre a Dios como principio y fundamento de todo. Mikael o ¡Quién como Dios! es el grito que expresa la lealtad y el coraje, la resolución enérgica y radical de quien en medio de la confusión que crea la rebeldía del más bello de los ángeles, Luzbel, con la ayuda del Señor, no se deja arrastrar por el desconcierto.
Ante el deterioro en que están cayendo en el orden social, político y religioso nuestros pueblos, cuyo signo más visible es el de la indiferencia cuando no la difamación, como venimos repitiendo todos estos años, la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra, viene a acogerse a la protección de nuestro Arcángel, para con la ayuda de su intercesión nos obtenga del Señor, la gracia de no dejarnos arrastrar por el desconcierto”.

En el memento de difuntos se encomendó a los correligionarios Celestino Maiza, Félix Igoa, Javier Lázcoz, a Carlos, a Ignacio Baleztena, al P. Luquin que nos celebraba la Santa Misa… La despedida al Ángel presentaba el perfil neto de la herencia católica recibida por nuestros padres. Así, Margarita Maiza cantó lo que tantísimas veces se entonó en su familia y en su pueblo de Echarri Aranaz. Es que los de esta villa de la Barranca-Burunda son muy castas. Seguramente las nuevas generaciones no conocen su bellísimo canto porque ni siquiera entienden el idioma vasco materno sustituido hoy por el accidental batua. Y después todos nos encomendamos al arcángel durante la salida:

Cunado venga el Hijo del hombre,
¿encontrará Fe en la tierra?
¿Qué ha sido de la Fe, creída y vivida,
entre los navarros vascoparlantes?
Foto:JFG2015
“Miguel, Miguel,/ arcángel Miguel,/ guardad, guardad/ a este pueblo fiel//. Miguel nos enseña/ de Cristo la cruz,/ el leño sagrado/ será nuestra luz//. Venció en la batalla/ Miguel al dragón/ y en la cruz de Cristo/ la muerte murió//”.

La foto de Comunión nos la hizo, al inicio de la escalera que da acceso al santuario, una amable persona que estaba próxima a la explanada. La comida de hermandad se desarrolló -a cubierto y protegidos del sol de justicia- en tres partes: unos comieron de lo que llevaron de casa, mientras tanto otros miraban lo rico que estaba, y por fin salió el señor Menú que estaba exquisito y variado, bien regado con el vino de la tierra. Pues muy bien.
Hubo faltas de asistencia de personas habituales a las anteriores peregrinaciones; los justificados motivos eran familiares o bien otras celebraciones como las sacerdotales. Hubo personas nuevas, como una querida familia que siempre estuvo con nosotros en espíritu, portadora de un Cristo particular como el de los Tercios. Imagínense que algún día coincidamos todos, lo que resultaría extremadamente animante, y hasta quizás multiplicaría el magnífico ambiente de oración y hermandad que hay ahora. Sería como una explosión de vida. La primavera de Praga se quedaría corta. 
* * *
A los postres tomó la palabra se secretario de la Junta de Navarra, don Carlos Veci, que en representación de la juventud animó a los jóvenes a tener personalidad y a vivir sus ideales en todos los ambientes, incluido por supuesto el exterior, social y político. Dijo lo siguiente:

Los carlistas hemos venido a Aralar y somos optimistas, aunque Navarra no atraviesa su mejor momento. En un artículo que será publicado en AHORA, nuestro correligionario navarro Santiago Arellano dice que esto se parece cada vez más a 1931.
Sin embargo, en Navarra el Carlismo está preparado. La Comunión Tradicionalista Carlista cuenta con una Junta organizada. Presidente, Secretario, Tesorería y Vocales. El Carlismo está en la calle y hace propaganda, se deja ver, y podemos decir que casi todas las semanas hemos plantado cara en la calle a quienes pretenden sembrar de odio nuestros barrios.
Si hoy estamos aquí, en Aralar, cuando todos nos dan por muertos, es que Dios y Navarra precisan algo de nosotros. Nosotros, los que somos pocos, los carlistas, nos sentimos depositarios de la tradición de la Navarra generosa y humilde de siempre. Y tenemos un plan. Un plan a corto, medio y largo plazo. La juventud carlista se adhiere a ese plan, y lo va a hacer con hechos, con realismo. Vamos a demostrar que somos capaces de organizarnos y de llevar a la práctica, si Dios quiere, este plan constructivo que se ha ido esbozando en las últimas semanas. Estamos decididos a trabajar, queremos construir una sociedad y sabemos cómo hacerlo.
Para ello tenemos muy claro que debemos llegar a la juventud que quiere cambiar el mundo. Los jóvenes que estamos llegando al Carlismo en los últimos años no hemos venido aquí a beber cerveza. Estamos leyendo, nos estamos formando y no nos avergonzamos del ideario carlista: Dios, Patria y Rey. Somos una juventud católica y social: una juventud capaz de combatir esa cultura del descarte que tanto critica el Papa Francisco. Una juventud capaz de luchar por amor de verdad. Una juventud que se rebela contra la injusticia de este mundo.
Para nosotros el famoso trilema Dios, Patria y Rey no es una ideología. Cristo está vivo. España es nuestra patria. Y, ¿por qué no?, miramos con esperanza el nuevo tiempo que ha de llegar, con un Rey de verdad, un Rey que sea capaz de comprometerse. El carlismo no es una ideología, sino una forma de concretar en política aquello en lo que creemos. Como creemos en ello, nos sentimos con la obligación de responder con hechos ante una situación que nos indigna.
Estamos indignados. Nos indignan las malas condiciones laborales a las que se ve sometida la juventud que empieza a trabajar. No queremos emigrar ni integrar las listas de paro. Nos indigna que en nuestros barrios se extiendan las drogas, la pornografía y el odio que proporcionan las ideologías dominantes. Nos indigna también la corrupción económica, política, social y moral. Nos indigna que los cuatro cosmopolitas de siempre hagan mofa de nuestras tradiciones y formas de vivir. Y, sobre todo, nos indigna que nos den una sociedad modelada sin Dios, que nos den un sistema tan caótico que no hay por dónde cogerlo.
Sin embargo, nuestra indignación no es una indignación violenta ni revolucionaria. Es una indignación heroica y a la vez muy normal. Paul Claudel dijo que “la juventud no está hecha para el placer, sino para el heroísmo”. Nosotros estamos convencidos de ello, asumimos nuestro papel y nos negamos a claudicar ante la comodidad y la inmoralidad. No somos los mejores, ni los más fuertes, pero vamos a defender lo nuestro con realismo y desde el sentido común, en el día a día. La épica no está ya en los campos de batalla ni en las grandes disputas teológicas. La épica se encuentra en el combate que hemos de librar cotidianamente frente al sistema que aplasta a nuestras familias y a nuestros vecinos”. 

Nuestro correligionario junto a Carlos Ibáñez. Foto:JFG2015

Estas fueron las palabras de un joven que, según dijo, no es de familia carlista sino que ha llegado a concretar la tradición española en el transcurso de su vida, por el estudio, y en el compromiso, que es a lo que propiamente tiende de todo joven, valores estos que cada cuál debe trabajar en su intimidad. Lo mismo que le ha pasado a él, son muchos jóvenes los que pueden sentirse animados por la llamada a la que aspiran. 
* * *
Por su parte, el presidente de la CTC de Navarra hizo relación de las ausencias justificadas, mostrando lo complicado –es un defectillo a subsanar- que es lograr que coincidan el mismo año todos los que van peregrinando sucesivamente a uno de los mejores santuarios de nuestros pueblos, santuario emblemático el de Aralar donde los haya. Dijo así:

“Con frecuencia nos preguntan ahora: ¿Cómo habéis encajado el resultado electoral?. Nuestra respuesta es fácil: lo hemos encajado bien porque se veía venir. Decimos esto por las muchas dejaciones que se han hecho durante décadas, porque el arbolito se plantó mal hace no poco tiempo, porque la vagancia política siempre pasa factura y sobre todo parte de los conservadores, porque la falta de compromiso con los ideales de la vida nos convierte en hipócritas y esto a la larga es insostenible, porque es verdad todo lo que nos transmitieron nuestros padres, porque no hay política sin sociedad y tampoco si la política no surge de ésta. Por eso, hay que tener temple y tranquilidad, porque la situación actual es más que forzada, es un bluf, un anti lo existente, por lo mismo que en 1868 se dijo “¡abajo los Borbones!” -y la mala juerga duró seis años-, y en 1931 llegó una República previa entrega por don Alfonso de Borbón –jugada que duró cinco años y luego un sangriento conflicto civil incoado como  Cruzada-.
Criticamos la famosa expresión de “la política para los políticos y los que viven de ella”, salvo que entendamos la política a lo liberal, que es como hoy todos la entienden, incluso los llamados jurrus. Para los liberales la vida privada y social, la vida pública y la política, deben separarse y hasta se contraponen –lo que es imposible-. Para los liberales somos muy soberanos un día, para que luego el papá-Estado nos sustituya  cuatro años, y se meta en todo hasta en lo humano y divino. Esta ilimitación es perversa y corruptora.
¿Qué vamos a hacer? No nos vamos a rendir; eso nunca. Ni vamos a poner cara triste; eso tampoco. Todo indica que la vida nos ha preparado para este momento precisamente. Seguiremos diciendo en público con toda tranquilidad lo que nos parece. Por ejemplo, la CTC es el único grupo político que antes de las elecciones dijo que estas eran inválidas por el hecho de presentarse un partido que no condena el terrorismo como es el caso de EH-BILDU. Luego todos se han quejado y hasta el lloriqueo. En segundo lugar, queremos abrir un círculo donde hacer vida y reunirse: no podéis veros sólo en los actos, y los jóvenes y no tan jóvenes no pueden ser transhumantes o emigrantes por Pamplona y los pueblos. Queremos potenciar las charlas de formación y que sean de formación política y social y no genérica como hasta ahora –aunque pueda mantenerse-, como también potenciar la formación familiar, de amistades e individual. Una cosa lleva a la otra con naturalidad. Queremos potenciar las tertulias de temas de prensa. Queremos hacer propaganda ágil, atrevida, simpática, desinhibida, agresiva cuando sea necesario. No en vano nuestros jóvenes son los más cachondos (tranquilos, que en el buen sentido del término). Nos hemos sumado –al tomar el sr. Asirón su carga pública- y nos sumaremos a toda iniciativa buena que haya, sin hacer el juego político a nadie, tampoco a los conservadores que nos han conducido al actual desastre. No buscaremos la equidistancia entre los actualmente dominantes en las instituciones y la oposición regionalista (UPN), pues sabemos quiénes son los malos y quienes son bastante peores, distanciándonos de los primeros en todo lo que proceda.
Mantengamos la unión entre todos y con la Junta. Si os lleváis bien –como así ocurre-, debéis llevaros mejor. Las diferencias suelen ser de oportunidad y procedimientos. Por eso no discutáis más de lo debido, fruto de la fogosidad: unión, relativizar el influjo de cada  temperamento, pasad a segunda línea cuando te sientas algo depresivo (que de todo hay en la vida), no caigamos en la ingenuidad del que cree rendir a los demás con sólo presentarse ante ellos con la verdad que evidencia.
Saberse y ser carlista de nombre no es algo accidental; lo sería quizás en el ámbito de los grandes principios pero no lo es en la práctica. No vamos continuamente diciendo que lo somos pero el sabernos, el que nos distingan como tales… nos preserva de mil desviaciones y nos obliga a hacer las cosas bien.
Nuestros mayores nos enseñaron a buscar al hombre completo, que naturalmente no se retrae en su vida privada sino que, quiera o no, es un agente político. Por eso y para consagrar las Juntas carlistas hemos venido a San Miguel. ¿Quién como Dios? es más una afirmación que una pregunta. Nadie como Dios, es nuestra respuesta. Nuestro fundamento en todo lo que hagamos es dios, N. S. Jesucristo, el ser buenos hijos de la iglesia, el ser los mejores vecinos o ciudadanos. En Dios está nuestro ser, actuar, fuerza y amor.
En conclusión. La unión hace la fuerza. La acción justifica, explica y manifiesta la propia fe y convencimiento en la Causa. La acción y contemplación se retroalimentan. Quien no actúa en público no es. Quien no está donde debe, tampoco es. No caben vacíos. Si una organización los tiene, los jóvenes se van cargados de razón.

El bosque de hayas de Aralar es la envidia de los habitantes tanto de las
comarcas cercanas como de las Provincias vecinas. Aunque algunos de sus pobladores
vienen a por setas, siempre nos hemos llevado muy bien con ellos pues muchos
saben respetarnos como somos. Así sea. Foto:JFG2015 
* * *
Para el secretario general de la CTC, don Javier Garisoain Otero, existe un hueco político inmenso en nuestra sociedad que nadie lo representa salvo el Carlismo. Por ejemplo, los de euskaltelebista le llamaron para un debate en el que se presentaban dos vías contrapuestas –claro que para que ganase la primera-: en primer lugar la del sr. Anasagasti en nombre de la República, y otra la de un pardillo en nombre de don Felipe de Borbón y Grecia. Pues bien, al decir que él iba a defender la monarquía de verdad, le tacharon como posible contertulio. (Así se amañan las cosas). ¿Es que no había otros para defender el puesto de don Felipe como primer funcionario? Así pues, hagamos todo lo posible para ganarnos el respeto de la sociedad.
La reunión en el santuario de Aralar no es única en España, pues -dijo- hay otras en diversos lugares que muestran que el Carlismo no es sólo de Navarra como nos quisieron hacer creer hace tiempo, ni los carlistas están dormidos. Somos padres de familia, profesionales, vecinos y ciudadanos como los demás, que nos tomamos muy en serio todos sus ámbitos de actividad, incluida, claro está, la política. (Aplausos).

El secretario general de la CTC. Foto:JFG2015
* * *
Tras los postres y el café, se acudió al santuario a rezar el Santo Rosario y a realizar la Consagración de las Juntas carlistas a San Miguel de Aralar. Nor Jaungoikoa aña? Una secuencia de la oración de consagración dice así:

“(…) Alcánzanos sagacidad para ver la raíz de los males que descomponen a los hombres y a los pueblos, firmeza para denunciarlos y oportunidad para proponerles y conseguirles el remedio. Ten compasión de quienes hemos confiado en el poder de Dios y no en nuestros brazos y alcanza del Señor que, no por nuestros méritos sino por su misericordia, seamos convertidos en instrumentos útiles de su gloria (…)”

Una jornada inolvidable: oración, mucha convivencia, intercambio de experiencias, discursos como puntos de referencia, proyectos, canciones al acordeón, risas y buen humor, y apertura de miras en busca de mantener las propias libertades ahogadas por el estatismo y la falta de representación social en la política, y en busca de dar esperanza a nuestra sociedad. Porque el Carlismo no es un temor, es una esperanza, como dijeron tras 1876. Es una esperanza para Navarra y el resto de las Españas, fruto de la mejor transmisión de nuestros padres más las mejoras que nosotros hagamos. ¿Conservadores?; no, renovadores.

José Fermín Garralda
San Miguel de Aralar 28-VI-2015

Alturas próximas que dulcifican la vida ordinaria.
Se trata de un extremo de la sierra de San Donato, situada enfrente de
San Miguel de Excelsis. Foto:JFG2015
Fotografía: JFG2015. Prohibida la reproducción. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada