Boletín Oficial de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

martes, 19 de mayo de 2015

NUEVA INSCRIPCIÓN LAUDATORIA A DON TOMÁS ZUMALACÁRREGUI

OPINIÓN

HOY, DÍA 19 DE MAYO, y después de arrancar a martillo y cincel la inscripción anterior, se ha colocado una nueva inscripción en el portal de Zumalacárregui o de Francia, que da acceso al Casco Viejo de Pamplona desde El Vergel. 

Esta es una noticia a comentar brevemente. 

Por aquí, por uno de los seis portales que daban acceso a la ciudad amurallada, salió el coronel don Tomás de Zumalacárregui una mañana de octubre de 1833, pues vivía muy cerca, en la casa blasonada del mirador recientemente restaurada en la calle del Carmen. Lo hizo para ponerse al frente de las tropas carlistas que defendían la Religión, la Patria, los Fueros del Reino de Navarra y los derechos a la corona del rey Carlos V de Castilla y VIII de Navarra. El conflicto fue de mentalidad y formas de vida -ideológico lo llaman hoy-, religioso, jurídico y dinástico.  

Recordemos además que siete de los diez regidores (concejales) de la ciudad eran carlistas en 1833, y también al menos cuatro -quizás cinco- de los siete diputados de la Diputación del Reino. Son datos publicados por el dr.Garralda, e ignorados por los que quieren copiar a la dra. en derecho político Mina Apat (en cuestiones de ciencia el argumento de autoridad es el menos relevante), para quien las instituciones en Pamplona eran isabelinas. Claro que lo fueron por muy escasa mayoría, pero sólo una vez que el virrey y capitán general -militar pro gubernamental a la postre- sustituyó y cambió las mayorías de ambas instituciones. Así cualquiera hacia algo. En realidad fue un golpe de mano o de Estado (en el Reino de Navarra) desde las mismas instituciones políticas dependientes de Fernando VII. Así se hace la historia. Hay que decir toda la verdad, señores. 

Por lo mismo, un gran número de funcionarios del Ayuntamiento pero también de la Diputación del Reino de Navarra de 1833, fueron expulsados de sus cargos por desafectos a doña Isabel o dudosos de serlo. El que no quiera leer lo ya publicado por unos y otros suele hacerlo a costa de la verdad histórica. ¡Ay del mundo y sus amigos! Las instituciones forales vizcaínas también eran carlistas... pero no vamos a desviarnos de comentar someramente la nueva inscripción. La primera proclama de Verástegui en Álava también habla de Fueros....


Foto:JFG2015
He aquí la nueva y pulcra inscripción. Es elegante y está bien trabajada. 

Por cierto, en esta inscripción  falta la cifra de Carlos VIII de Navarra, y sólo pone "don Carlos", quizás para hacerla admisible a los herederos de los isabelinos de entonces, que eran pocos en Navarra y también escasos en Pamplona. Si queremos hacer las cosas, deben hacerse bien. 

Llamarán algunos a don Carlos el "pretendiente", pero eso es el modo de difundir la causa  isabelina y la historia oficialista escrita con posterioridad. Historia que no está exenta de partidismo al servicio del poder liberal. En esta historia oficial se han dado hace tiempo la mano liberales, marxistas y nacionalistas (no en vano el nacionalismo es de origen liberal). ¿Es "el pretendiente" lo que dijeron los de la época? No; para unos -los más- don Carlos (VIII) era simple y llanamente el Rey, y para otros el rebelde a la Reina Isabel (II) y los carlistas unos bandidos. Pues bien, el historiador deberá otorgar a sus personajes el tratamiento recibido en la documentación, lo que en realidad reflejará la división de los navarros y españoles de entonces, y justificará o bien nos permitirá captar las verdaderas dimensiones de lo que ocurrió. De otra manera la Historia resulta ininteligible. Es más, si la inscripción es algo laudatoria, parece que deberán ponerse los términos que hubieran satisfecho al homenajeado Tomás Zumalacárregui, que todos sabemos que era guipuzcoano, lo que fortalece lo que decimos.

A mi me parece bien que esté escrita en castellano y vascuence (si escribiese en este idioma diría euskera). Ahora bien, preferiría que la leyenda se leyese con comodidad, pues hay demasiada letra que dificulta la lectura, que por ser un lugar de paso debe de ser cómoda. De este modo, sustituiría las líneas en vasco por unas letras mayores. 

Los que exigen a todos y todo textos bilingües, aunque a veces no sean prácticos, y ponen la lengua en primerísimo lugar, les parecerá maravilloso bien que la parte inferior coincida con el texto en vascuence. Unos pocos se ven favorecidos y los más -y ojo que yo rezo en vasco- tendremos que ponernos gafas para leer y releer el texto en la lengua materna. Si al menos se pintan las letras de color oro o rojo...


Foto:JFG2015

Ya avisé en "Navarra Confidencial" -el único medio de difusión de pequeñas verdades que hay en Navarra- que algún día mostraré las fotografías de todos los atentados sufridos por la inscripción anterior, y consentidos por la inoperancia del Excmo. Ayuntamiento de Pamplona y de la celosísima Institución "Príncipe de Viana". 

En obras. Foto:JFG2015

He comunicado por whatsApp a los amigos carlistas el envío de estas fotografías como primicia. Una vez más la cosilla ha salido regularcilla. Mejor hubiera sido dejar la inscripción brutalmente agredida como ejemplo de los talibanes de la Pamplona en 2015, poner al lado la leyenda de su contenido destrozado, y colocar la nueva lápida junto a ella y en tamaño suficiente para que pueda se leída fácilmente por todos. 

Adio. 

Ramón de Argonz y de la Urrutia
Pamplona/Iruña 19-mayo-2015

Inscripción poco a poco destrozada y -lo que es peor- que dejaron destrozar.
¡Ay si el texto fuese de los que lo han destrozado! Gustase mucho o poco

el texto, llevaba medio siglo. Quienes redactaron la nueva
inscripción partían de una situación de hecho del destrozo anterior. 
 Foto:JFG2015

Las imágenes tienen derechos de autor

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada