Boletín Oficial de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

lunes, 4 de mayo de 2015

LA HORA DE LA COMUNIDAD CÍVICA

SOCIEDAD

ES LA HORA DE LA SOCIEDAD. Lo decíamos hace mucho tiempo, nuestros mayores en 1833, 1939, y 1975, y ahora nosotros. Pero no somos los únicos. A Dios gracias hay personas que desean que la sociedad pierda su modorra, su inoperancia, su abandono, y que se reafirme con su personalidad cívica.

Tras el hecho de que el Estado y la partitocracia hayan paralizado la sociedad, y ante el monopolio que están teniendo los nacional-separatistas en Cataluña -por ejemplo-, hay voces que afirman que la sociedad TIENE QUE RECOMPONERSE, que ser y que desarrollarse. Dicen que harán sociedad, política en sentido amplio y verdadero, pero sin ser partido político (máquina partitocrática) que aspire al poder.

Por eso, a las ocho de la tarde de este lunes día 4, SOCIETAT CIVIL CATALANA ha presentado, en una gran sala del Baluarte de Pamplona, su año de constitución como tal sociedad. Se ha presentado a los navarros convocados por el boca a boca.

La sala estaba abarrotada. Unas trescientas personas han escuchado con gusto hablar sobre el problema del monopolio de la política en Cataluña por los nacional-separatistas. En su manifiesto, SOCIETAT CIVIL CATALANA afirma que:

 "Estas condiciones democráticas hoy no se dan plenamente en Cataluña. En los últimos tiempos, demasiadas autoridades y empleados públicos de la Generalitat y de distintas corporaciones locales han confundido sus preferencias políticas con las instituciones y han puesto a éstas al servicio de la causa independentista. Este comportamiento, absolutamente anómalo en el contexto europeo, vulnera las reglas democráticas y condiciona gravemente la igualdad de oportunidades y la libertad de elegir y poder ser elegido" (Barcelona, 23-IV-2015).

La denuncia de ésta parcialidad política, de la espiral del silencio impuesta en Cataluña por el independentismo, de la ausencia de neutralidad institucional, unida a la ideología excluyente del nacionalismo independentista, ha sido bien acogida por los asistentes.

Que haya llegado la hora de la sociedad civil lo hemos dicho siempre los carlistas. La verdad que nos madrugamos un poco tarde y eso que el Carlismo o tradicionalismo ya tiene años, y se ha presentado a convocatorias electorales tras 1978. Las ágiles y testimoniales exposiciones de los señores Joaquín Villanueva -presidente de la junta de Círculo de Navarra-, y de Domingo, Arza, Arenas y José Ramón Bosch por la Societat Civil Catalana fueron seguidas con un gran interés por los asistentes. Quieren que la sociedad cívica sea una respuesta al silencio impuesto por el monopolio creado por ciertos partidos, una respuesta al independentismo, así como al referéndum secesionista y antidemocrático del señor Artur Mas.

Al final hubo un turno de preguntas. Entre ellas se habló sobre la transversalidad ideológica del proyecto de recurrir a la sociedad civil para congregarla en un impulso social común, de la importancia de la cultura, de las libertades y el respeto, de la necesidad de incidir en el rigor científico al explicar la historia de las sociedades, de enseñar a no manipular ideológicamente la cultura y la lengua, la urgencia de poner freno a tanto totalitarismo nacionalista encubierto, la defensa real del vascuence (euskera dicho en vasco) y muchas otras cosas.

La hora de nuestros relojes apremiaba y había como que dejarlo.

Auditorio en el Baluarte para escuchar a  los ponentes de la iniciativa
Societat Civil catalana. Foto:JO2015

Un interviniente afirmó la importancia de que la sociedad se una,  que espabile, pues parece muerta o, mejor, parece estar en el silencio del cementerio. Dejó claro, cuando el principal ponente afirmó que hubo carlistas instigadores del secesionismo en la Cataluña de Berga, que el Carlismo no ha sido tal instigador y que el Carlismo no ha estado en los orígenes del nacionalismo. El nacionalismo nacería del romanticismo liberal moderado y vendría de Europa (Alsina). Por su parte, el Carlismo enarboló la bandera de España durante los siglos XIX y XX. Muchos afamados carlistas catalanes fueron conspicuos defensores de España, y si ha existido carlistas cuyos hijos se hicieron nacionalistas, otros se hicieron liberales o bien socialistas, por lo mismo que han existido republicanos que se han hecho carlistas.

Por nuestra parte, me parece interesantísimo que se hable de entendimiento entre todos, del valor de la sociedad (señal que hoy no está representada), de que muchos se den cuenta del "más sociedad y menos Estado" etc.

Así mismo, nos quedamos con las ganas de sugerir la sustitución de la cita a los ingleses Hobbes y Locke como pensadores a seguir y padres del absolutismo y liberalismo político (¿será casualidad?), en los que insistió un ponente, por la dita al dr. navarro Martín de Azpilcueta -por ejemplo-, que es anterior, muy tradicional y hablaba de la naturaleza y limitaciones del gobernante y de los derechos de la sociedad política. (Por algo Navarra tiene sus Fueros, añado, tan antiguos como la Edad Media y actualizados con el tiempo).

Había mucha gente, y gente interesada en ser sociedad cívica, y eso nos alegra. Hay cosas que no vemos claras en la iniciativa en Cataluña. Por ejemplo, su absoluta transversalidad salvo en lo del nacionalismo e independentismo, pues un ponente dijo que guardaría silencio en el tema del aborto, cosa inaudita cuando se trata temas sociales y pudiera haber catalanes y navarros abortados. Citemos también  su separación de Somatemps, sector que originó la Societat Civil (los libros del prof. Javier Barraycoa han sido de cabecera en Societat Civil).

Claro es que los presentes fueron convocados por el Círculo de Navarra en Madrid para presentar "Sociedad Civil Navarra", que pudiera hacer OTRA COSA diferente a la anterior. También es cierto que el Acto fue en realidad  una presentación de la catalana del mismo nombre. Ojalá la idiosincrasia de Navarra y su Fuero muestren lo peculiar de Navarra.

Nuestra enhorabuena hacia aquellos que saben, viven, y siempre han vivido con respeto y sin trampas ni manipulaciones políticas el que Cataluña es parte de España y que España sin Cataluña es "otra cosa". La sociedad civil debe espabilar y manifestar lo que es. ¡Quién si no!

Muchas gracias a los convocantes. Hay cosas sabidas, cosas vistas y cosas expectantes. Ojalá la sociedad se cultive bien a sí misma.

(Tengo más apuntes, pero lo dejamos para otro día)

El Joven Observador
.4-V-2015


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada