Boletín Oficial de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

sábado, 16 de mayo de 2015

NO MATES. Vida Sí

OPINIÓN


AL MEDIODÍA del pasado sábado día 16, bullía por la avenida San Ignacio de Pamplona una manifestaldia ruidosa y -siento decirlo-  insultante, porque en ella se arremetía con altavoz en mano contra la Iglesia católica por defender ella el  irrenunciable derecho a vivir de los concebidos y aún no nacidos. Los manifestantes -ellas y ellos- insultaron a la Iglesia católica, al Opus Dei, y a todo lo que se les antojó, reclamando y exigiendo el derecho al aborto. 

Exigían que uno pueda hacer lo que le de la gana con su cuerpo, incluyendo eso el matar a una persona en el vientre materno. También ahí se confunden de lleno, porque una cosa es el propio cuerpo (al que siempre hemos de respetar y no tratarlo como una cosa) y otra el cuerpo de otra persona en el vientre de su madre. A nadie se le obliga a "follar o no follar" (la bestialidad de los manifestantes nos contagia el barbarismo, que usamos para taparles la boca a quienes tachan a los demás de "ñoños"), sino que a todos se nos exige reconocer el irrenunciable derecho a la vida de la persona humana concebida y aún no nacida. 

Es una cuestión tan de mínimos que las pasiones desatadas y el orgullo del anarcoide del "qué me dicen a mi"  sólo puede recurrir al insulto y a la fuerza. 

Del insulto ya hemos hablado. De la fuerza daban muestras los gritos, los gestos, el desafío hacia todo el entorno, y las barbaridades verbales hacia la Iglesia y su culto. !Cualquiera les llevaba la contraria¡ No obstante, alguien dijo a la chavala emakume del micrófono que difícilmente podría cometer el sacrilegio que amenazaba cometer (decirlo todo lo ensuciaría...) por lo fea que era. Y nadie entre los ofensores dijo nada a nuestro "resistente". Está visto que cuando se les dice las cositas claras, es como que se van callando. Son brutales porque son débiles, fruto de su falta de carácter y, en última instancia, de una  forma de vida que da pena.




No sabíamos que el aborto se asociase a la ikurriña como se ve en esta imagen. Se me hace raro, porque
la ikurriña se está evitando en todos los actos electorales de estas elecciones aunque tengan un carácter abiertamente separatista y marxista. 
Los de la foto, que son izquierdistas, llevan a ikurriña como emblema transversal a todos sus puntos de vista, muchas veces encontrados y hasta opuestos. Ya reñirán entre ellos, ya. Lo extraño es que se pongan las abortistas a matar a vasquitos y vasquitas. El caos que hay en los espíritus es morrocotudo. Foto:JO2015

Los manifestantes se pasearon por el centro de la ciudad y ensuciaron una pared exterior de la iglesia de San Ignacio (una pintada a color morado, colorcillo este que es el suyo de la muerte) y otra pared de la parroquia de San Nicolás (una pasquín grande y varios pequeños de carácter sórdido). 


Pintada abortera enla fachada de la iglesia de  San Ignacio. Foto:JO2015
¿Qué reacción tuvo la policía cuando se le advirtió de la pintada "abortatzeko eskubidea" que realizó una chica con la cara toda tapada en San Ignacio? Uno de los transeúntes, que vió hacer la pintada, y la susodicha no le hizo ni caso a lo que le decía, recurrió a un policía nacional ahí presente; éste le dijo que ya tomaba nota, ya. Nuestro ciudadano insistió al policía que mirase lo que se acababa de hacer. Tras una breve alternancia de palabras, uno de los del cordón policial que cerraba la manifestaldía, le dijo: "Déjenos hacer nuestro trabajo". La respuesta fue rápida: pero si lo que realmente lo que les pido es que hagan su trabajo: no se puede estar agrediendo bienes ajenos, ni tampoco pintando todo eso que ven o pueden ver. 

Por la tarde, alguien gastó sus duros en limpiar la pared de San Nicolás mientras que, fruto de la urgencia del mensaje, un carlista ponía a plena luz de la calle, superpuesta y con tiza blanca,  otra pintada en la pared de la iglesia de San Ignacio que ya estaba ilustrada de morado: decía, "No mates -Vida sí- CTC". Dicen que ésta última no gustó al prior de la iglesia de los Redentoristas; pues qué -diremos-, ¿se iba a dejar la horrible pintada abortera a la vista de todos sin corrección pública, aunque al día siguiente algún voluntario la tachase pintando adecuadamente toda la pared? Al menos la firma CTC libra al clero de sospechas.


Quizás también esta segunda actuación les resulte "violenta"a nuestros puristas.
"- Claro, son los que nada hacen" de esto porque no están acostumbrados
a tener barro en las botas. Son exquisitos. Foto:JO2015

Aquí vemos lo que se escribió con tiza blanca sobre la pintada abortera, a la espera de que después se borrasen ambas.  El tal quiso ser rápido, responder al mensaje de forma explícita, y cambiar de dirección el contenido de la pintada aberrante. Pues bien, al día siguiente por la mañana, dos voluntarios carlistas borraron ambas pintadas -morada y blanca superpuesta-, con un mensaje implícito mientras borraban todo.  



Unos jóvenes católicos limpiaron generosamente la
fachada de la iglesia de San Ignacio. Ojalá muchos les imiten sacudiéndose
el sopor y la modorra producida por la falta de Fe religiosa
Foto:JFG2015
Cualquier persona pudo haber actuado de éstas u otra manera, pero sólo fueron tres personas las que se movieron en una sociedad e Iglesia donde se ha abandonado el testimonio de calle y donde todos duermen confortables. Así, los aberrantes ganan. Como la calle es de estos últimos, van conquistando el pensamiento de los ciudadanos, modelan lo políticamente correcto, y asustan a todos. El miedo paraliza a la gente "buena", les hace inútiles, y corrompe la sociabilidad natural del hombre. Efectivamente, no todo pueden ser relaciones interpersonales y apostolado de confidencia. 

Interesantes ambas formas de borrar lo aberrante según la urgencia del caso. ¿No? 

Está visto que la policía protege a los bárbaros, que no hace ni caso al ciudadano de a pie aunque tenga el reglamento municipal a su lado, y que la gente que se dice de "bien" duerme plácidamente,  acostumbrada y aburrida de la tabarra que le da la actual partitocracia reinante que ha traído la actual situación de inoperancia, pasotismo y disolución social. Si el pintor en ese momento hubiera sido un "derechoso", la multa sería inmediata y el linchamiento público. 

Habrá que decir también que la denuncia presentada por tres miembros de Impulso Social contra los boicoteadores abertzales del acto electoral que realizaron hace un año, está en una situación de "si te he visto no me acuerdo". ¿Estado de Derecho con estas actuaciones de sus representantes inmediatos al ciudadano? "- Que ni p'a diez". 

El Joven Observador
Pamplona/Iruña, 16 y 17-V-2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada