Boletín Oficial de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

martes, 12 de mayo de 2015

ENTRE ELECCIONES E INSCRIPCIONES

OPINIÓN

ARRANCA Y QUITA, TALIBÁN

No son talibanes quienes sustituyen algo ya destrozado por otra cosa mejor. ¡Qué van a hacer ellos! Serían restauradores.

Los que sí son talibanes son los que estando algo en su sitio, lo destrozan. Dios nos libre de los puristas, que suelen ser los peores. Los puristas jacobinos son capaces de convertirse en un alto e inapelable tribunal y en destruir la huella histórica de tantísimas ciudades porque lo representado no les gusta. Porque en la inscripción que adjuntamos, situada en el portal de Francia o Zumalacárregui de Pamplona, aparecía la palabra "Franco" -y reconocemos que con cierta exaltación en el tema concreto de la defensa de Dios y de España que hizo, lo que creemos que estaba muy bien-, hala, pues hay que cargarse la inscripción. Dejen mejor la historia tranquila que, además, el pasado puede volverse contra quien lo agita. A muchos sus padres les hubieran estirado bien de las orejas. Ni siquiera quienes a lo largo de los años destrozaron la inscripción, guardaron la memoria de los muchos pamploneses a quienes dicha inscripción les parecía muy bien durante muchas décadas, e incluso a quienes hoy también les parecería bien.


Algún día publicaremos las imágenes de todas las agresiones contra esta inscripción que hemos podido documentar . Foto:JFG2015

También participan de los nuevos aires talibanescos y de la cobardía sempiterna de los acomplejados y perezosos que no salen al paso del atrevimiento ajeno, los que no recompusieron lo arbitraria e injustamente destrozado, que debieran recomponer. Por cosas mucho menores se ha perdido el seso. Claro, a la honra ajena que le partan un rayo.

Y por último, son talibanes quienes persiguen toda inscripción, signo etc.,. histórico, que les recuerde lo que ellos no quieren, aunque ni siquiera existían cuando ocurrieron los hechos. Que hay memorias muy sesgadas, injustas y antimemoria lo sabe todo el mundo. La ideologización de la realidad es intensa en no pocas gentes y, sobre todo, en los ociosos. Que esto ocurra delante de nuestros ojos ya ni nos inmuta, pero la Orden de Caballería de la triste tontuna que hoy trota a tropel es manifiesta.

La de Izquierda Unida quiso aprovechar electoralmente el tema de la inscripción, y le ha salido muy mal. Mucho me temo que más de un político de poca categoría enrede con otras cosas, e incluso que arremeta contra la libertad religiosa y la libertad civil mirando al pasado con unos cristales más que ahumados.

!Toc, toc, toc¡ Poquito a poco se libera de su
prisión la lápida que durante más de cinco décadas
ha ilustrado qué ocurrió en 1833, y quien de nuevo -el general Franco-
actuó de forma similar a Zumalacárregui por lo que respecta a la defensa de la Religión
y de España sin ulteriores precisiones (foral el Tío Tomás y centralista  o sin la verdadera España, Franco).
El comunismo fue vencido y ha vuelto. El nacionalismo también, y recuerda su derrota.
Abstracción hecha de la dictadura que supuso el
gobierno de Francisco Franco, en el cual los más pingües carlistas
sufrieron mucho más que muchos nacionalistas e izquierdistas de hoy, los
carlistas al menos somos decentes, honrados y caballeros. No tenemos genes talibanes ni vengativos.
Reconocemos a las personas lo bueno que hicieron y no nos ensañamos una vez fallecidas... hace 40 años.
  Existe no poca gente, cuyos mayores vivieron del cuento chino bajo el Régimen, que son rencorosillos y que quieren hacer carrera política en el presente cubriendo su ineptitud con un antifranquismo de pacotilla y con una historia que lleva más de 40 años. Por inútiles han dejado pasar el "tempero". Foto: JFG2015

La administración municipal pamplonesa es inexorable. Se ha adelantado a las elecciones, y me parece bien, no vaya a ser que algunos fastidien a trámite la nueva inscripción que se ha acordado colocar, y nos coloquen algo aberrante a modo del espíritu sarraceno.

Yo hubiera dejado estropeada la lápida existente, como sello histórico del quehacer talibán, y hubiera colocado la nueva al lado. Lógicamente, junto a la lápida destrozada durante años y nunca restaurada (tan sólo los de patrimonio la pintaban) colocaría la leyenda originaria.

El Joven Observador
Pamplona/Iruña 12-V-2015

* Las imágenes son propiedad de su autor JFG al que agradecemos su cesión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada