Boletín Oficial de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

miércoles, 26 de noviembre de 2014

VOZ EN LA CALLE: "ABORTO NO. Dios ama al embrión"

CRÓNICA

          AYER, DÍA 25 DE MES, SE CELEBRÓ la concentración mensual "ABORTO NO. Dios ama al embrión. CTC", enfrente del Parlamento de Navarra. Fue de noche de 20:00 a 20:30 horas. Hubo gente nueva. Se repartieron octavillas con el anagrama de la Coordinadora por la Vida y unos mensajes en el reverso que decían:


Entre los "aborteros" gana el mayor: "por sus barbas" (es decir, el Sr. Rajoy)
Nosotros, ¿qué queremos?:
Sí a una ley pro-vida para todos los nasciturus.
La defensa de la maternidad, de la mujer y del más débil e inocente.
Ni ley Aído 2010, ni ley Ledesma 1985, ni anteproyecto Ruiz-Gallardón de 2014.
Derogar toda ley del aborto.
Aborto "legal" = Estado criminal

          ¿Quién ha dicho que el anteproyecto de Ruiz Gallardón era pro vida? Era un anteproyecto pro-muerte. Esa "ley" sería muy poco reduccionista del mal y mantiene la excusa de la salud psíquica de la madre (el gran "coladero"). ¿Toleraríamos que en vez de dos hubiese un solo campo de exterminio? Además, dicho anteproyecto mantiene supuestos de despenalización (legitimación; ¿y la Seguridad Social dará medios para matar?), por lo que sostiene desde la raíz la sangría del aborto, aunque fuese de  un solo concebido.
          ¿Se conformaría Vd. a que mientras unos le aplicasen a Vd. la eutanasia, otros mirasen hacia otro lado con el pretexto de que tienen que tolerarlo para evitar otros males?
          Es decir, el anteproyecto Ruiz-Gallardón no es nuestra "ley", y además tampoco lo queremos.
          A niños/niñas que son víctimas no les importan qué palabras se usan para su aniquilación sino que no les maten. 

Coordinadora por la vida. Concentración mensual en Pamplona...
www.coordinadoraporlavida.es
          Entre los transeúntes muchos han recogido con amabilidad la octavilla que se les ha ofrecido. 
          Un muchacho grande, que pasaba con una bicicleta, ha gritado a pleno pulmón: "aborto libre y gratuito", a lo que se le contestado: "Pero tu ya vives". Sí, él ya vive y por eso no debiera reclamar la muerte de otros. Lo mismo diremos de otra muchacha que iba andando. 
          Una tercera, entablando conversación, argumentó al menos muy sosegada: "hay que respetar". "Ya, ya -se le responde- eso es lo que decimos nosotros: hay que respetar a todos", es decir, también al niño concebido y aún no nacido; y sobre todo a él porque es el más débil e inocente. Dicho de otra manera: el problema no es cuestión de respeto -que por supuesto al niño por nacer-, sino qué sea o quién sea el concebido: ¿una cosa, o una persona? ¿Una cosa o un hijo?... . Un cuarto ha dicho desde un coche -estaría preparado porque es difícil leer desde ahí la pancarta-: "¡Pero si Dios no existe!". Por lo visto, ese muchacho más que despistado no sabe qué es amor. 
          Ya hemos dicho que gran parte de los transeúntes han tomado la octavilla -gente de edad, adultos, muchachos y adolescentes- mientras algunos han añadido con naturalidad: "Estoy con vosotros". 
          A las 8:30 horas, al recoger la pancarta "ABORTO NO. Dios ama al embrión", ha pasado una manifestación que ha mezclado -sin sentido ni relación alguna, y de forma desaforada- el tema del aborto con otras reivindicaciones contra la violencia de género. ¿Es que alguien sano tolera la violencia de género? Al mezclar los temas y clamar por el aborto, impulsan a la mujer a matar al fruto de sus entrañas mientras que la abandonan a su suerte cuando ya ha matado. El hijo primero, pero también la mujer es la otra gran víctima del aborto. 
          Ramón de Argonz y de la Urrutia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada