Boletín Oficial de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

domingo, 13 de marzo de 2016

Sin Gobierno, mejor, según los españoles

NOTICIA (comentada)


Mejor sin Gobierno. 
La partitocracia corrompe España, la política y a los españoles

          España sigue sin Gobierno. Según encuestas serias a los españoles les importa muy poco. 
          Hace tiempo los carlistas avisamos que la partitocracia es un verdadero desastre y que nos conduciría al fracaso. El parlamentarismo es aquí una farsa, que cuesta mucho, divierte poco y corrompe muchísimo.
          Las nuevas elecciones en las presentes circunstancias serían un fracaso. Pero más vale esto que la serie de fracasos anunciados a continuación, aunque mejor es una RECONVERSIÓN política a fondo.
          Un Gobierno de Sánchez y los que pacten con él contra el PP, sería un gran fracaso. 
          Una suma de partidos que se odian entre sí sería inviable y fracasaría. Sobre todo en España, que sin un verdadero rey que reine y gobierne se llega fácilmente al cainismo, y sin una centralidad religiosa en la religión verdadera que nos configuró se llega al mayor paganismo y corrupción. Aquí, las leyes son campeonas en la triste carrera de la corrupción. Si no, ¿de qué tanta corrupción en los políticos y en una sociedad engañada que tanto les aguanta?
          Un gobierno del PP en minoría mayoritaria sería otro desastre.
* * *
          Dice la prensa digital que Pedro Sánchez del PSOE quiere seguir adelante con el acuerdo de gobierno suscrito entre el PSOE y Ciudadanos, pero también ha admitido que carece de cualquier tipo de "afinidad ideológica" con dicho partido político presidido por Albert Rivera discrepando "profundamente" con su ideología.
* * *
        
          Hay que aprender de otros. El "ego" se paga caro. Aparisi Guijarro dijo antes de 1868 -allá queda la fecha-: "Si no se acaba pronto con el sistema parlamentario, el sistema parlamentario acabará con España". Actual, ¿eh? Bueno: ¿Es quiere Vd. la dictadura? Pues, mire, Vd. debiera saber que no. Primero, porque no es verdad  "O ESTO O LA DICTADURA", como tampoco fue verdad "O YO O EL COMUNISMO". Estas trampas nos han costado muy caras por erróneas y simplistas, que nos tratan como si fuésemos tontos. Segundo, porque la dictadura no es solución para nosotros y además la partitocracia ha impuesto la suya, de sabor dulce como el hierro. Tercero, porque no es posible y nadie la quiere. 
          Pues bien; lo que queremos, lo que siempre quisieron los carlistas -que es la tendencia política más antigua de España-, es recuperar de una vez una verdadera representación social en el ámbito de la política, el principio de subsidiariedad (mucho mejor entendido que el recogido en el tratado de Maastrique de 1992), y fortalecer la sociedad dejando al Estado -mejor al poder civil- circunscrito en su ámbito para evitar que absorba y malee, fastidie y hasta corrompa la sociedad. Sólo así la sociedad podrá iluminar de verdad la cuestión política. 
          El Carlismo no es absolutista -término que no sabemos si se refiere a la independencia del poder Ejecutivo o a la ausencia del Legislativo- sino social, en contra de lo que desde hace tiempo predicaron ciertos manuales escolares, cuya historia oficial o aliada con el poder modela el cerebro de los muchachos. Sin embargo, mientras el partido único es pre o totalitario del todo, la partitocracia es absolutista -quiebra un Legislativo egoista e insolidario que genera un Ejecutivo sin poder-y además es estatista -todo o casi todo dentro del Estado, nada fuera del Estado, todo para el Estado y el Estado para el partido triunfante a toda costa- en grado muy avanzado. 
          Sí, entre nosotros los españoles el parlamentarismo es una farsa, cuesta mucho, divierte poco y corrompe muchísimo. Lo dijo el diputado valenciano Antonio Aparisi Guijarro, y lo hemos visto plasmado en España un montón de veces. Ya está bien. Ya vale. 
          Pues que valga ya.
          Fermín de Musquilda
          14-III-2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada