Boletín Oficial de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

domingo, 6 de julio de 2014

PROPAGANDA INMORAL EN PAMPLONA

OPINIÓN

MÁS ALLÁ DE LA VULGARIDAD... SIGUE LA PROPAGANDA OFENSIVA, OBSCENA E INMORAL COLGADA DE NUESTRAS FAROLAS.

MUCHOS HAN FIRMADO por la RED una petición dirigida al alcalde de Pamplona, Sr. Maya, solicitando al Ayuntamiento la retirada de una publicidad de "The Hole" por ofensiva, obscena e inmoral. La publicidad, insistente por los lugares neurálgicos de “tan casta ciudad” a la que quieren embrutecer y por los hechos menosprecian, recoge unos desnudos de hombre y mujer. 
No ponemos aquí por decencia los cartelitos
que criticamos.
Sí destacamos la patochada de mal gusto relativa
a las paticas de plástico,
en un Teatro como el Gayarre,
que pertenece al Excmo. Ayuntamiento de
Pamplona, donde sus galas una vez más
quedas bien manchadas.
Foto: RdeA2014
Esta propaganda también está en San Sebastián/Donosti durante estos días:  allá ellos. Nosotros respondemos de nuestra casa. Desde luego, allí dicha propaganda no es tan insistente ni está tan extendida como en Pamplona. Aquí está hecha “a conciencia” pero sin conciencia. Y además en Sanfermines, es decir, contra San Fermín. Es la exhibición de lo pagano en contra de la dignidad humana, contra cualquier valor de respeto y convivencia, contra el derecho natural al utilizar a la/s persona/s y, sobre todo, contra lo cristiano que es la única realidad que garantiza y eleva a un plano sobrenatural lo más natural y propio del hombre. Una propaganda así no "ama" el cuerpo humano  -sólo se puede amar a la persona completa- sino que lo utiliza como negocio. 
Los responsables de esta propaganda hacen gala de atrevidos y campan por sus respetos. Muchos dicen que esto es una vergüenza para Pamplona y una humillación para muchos de sus vecinos que sienten impotencia y sufren menosprecio. Por lo que se ve, a la hora de la verdad las elecciones municipales sirven para muy poco. A la administración municipal le preocupa mucho más poner flores y cuidar jardines, dejar que los “jurrus” manchen las paredes del Casco Viejo con sus panfletos muchas  veces insultantes, cerrar locales en los que se piensa hacer un negocio justo y digno con el objeto de no "cabrear" a ciertos dueños de bares que quieren apropiarse de toda la clientela… que velar por los verdaderos valores morales. 
AQUÍ -Pamplona no tiene por qué ser menos- PUEDE HABER ALGO GORDO, pues cuando se siembra CORRUPCIÓN se cae inexorablemente en ella... 
Si el Ayuntamiento va a la procesión de San Fermín –y es lo que debe hacer-, mejor que sea coherente y quite esa propaganda que ofende a nuestra dignidad individual y social, a nuestras conciencias y –sobre todo- a Dios mismo. Repitamos que muchos electores se quedan perplejos, con los ojos "a cuadros" y que se ven impotentes. .
Es humillante que suframos este desgobierno municipal. El año pasado fue la "banderita", y aquí no pasa nada. Este año es ésta desvergonzada procacidad, y tampoco pasa nada. Da la sensación que se quiere ver hasta dónde se puede dominar a una comunidad, obligada al final a votar y callar, a pagar impuestos y aún a decir a todo que “sí”.  ¿"Que no pasa nada?"; sí, sí que pasa, por ejemplo el bajón colectivo hacia la desvergüenza, la inacción social y el conformismo más total.  Dominan al pueblo convertido en masa cinco atrevidos, y lo que les dure. 
De tener un buen gobierno municipal no haría falta reclamación alguna. Pero no es así. Y de tener una verdadera representación política, no sería necesaria movilización alguna por la RED. La RED es el medio de los menospreciados por las instituciones políticas, una vez que estas se han cargado las instituciones sociales. Una política así es partitocrática y no representativa.
No nos dejamos insultar ni embrutecer. Ni queremos que se ofenda a Dios. Si a algunos esto les trae al pairo, luego no se quejen que se extiendan mil males que nadie quiere.
Ramón de Argonz y de la Urrutia
6 de julio de 2014 


Nos parece muy bien este mensaje, pues es preciso evitar
agresiones inmorales contrarias a la dignidad humana, agresiones

que hoy van en todas las direcciones. 
No sólo se trata de la agresión a la mujer -puede
ser la parte físicamente más débil-, sino
también al hombre, por unos y otros...
A lo que vamos: todo esto sería innecesario de no haberse promovido
los vicios y la inmoralidad en nuestra sociedad desde las
leyes, las Administraciones públicas y las costumbres paganizadas.
Esta situación es el fruto granado de la descristianización ambiental.
Desde luego, esta denuncia del Ayuntamiento de Pamplona
-que repetimos nos parece muy bien- choca
con los carteles que antes hemos denunciado.
Es una pena que todo pueda sonar a hipócrita. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada