Boletín Oficial de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

sábado, 7 de julio de 2012

¡REVENTADORES...! (del Riau Riau) Y OTROS

OPINIÓN
¡... Y QUE VIVA SAN FERMÍN!
(...dos "peros" reventadores, uno pequeño y otro muy grande. Para que las fiestas no sean en balde...)


AYER nos las prometíamos muy felices. Confiábamos demasiado. Los reventadores pro etarras (hay que decirlo y no quedarse con lo de "minorías" y "radicales" de "Diario de Navarra") han impedido de nuevo el Riau Riau, es decir, que lo retomásemos desde la última vez -hace 16 años- que nos los reventaron. Lo de siempre y los de siempre. Y ya estamos más que hartos. 


Además de reventarlo, organizaron una bronca y utilizaron la violencia contra nuestros guardias municipales. Si cualquiera hace lo mismo lo "enchironan", a juicio etc.; por lo visto "ellos" son inmunes. 


Por todo ello, exigimos a quien tiene autoridad que actúe en consecuencia. Este es un blog social y político y no para hacer fuegos artificiales festivos. Nosotros, los pamploneses,  no tenemos por qué aguantar nada. Otra cosa que no viene muy al caso es saber de donde salen o dicen ser esos reventadores. 
El santo patrono entrando a la
Calle San Antón, 7-VII-2012. Foto:JFG2012
Menos mal que ha sido una "gozada", espiritualmente considerado, la procesión con San Fermín. Es la única vez al año que nuestro santo morenico sale de su camerino y capilla. Es la única vez que pasea en efigie por nuestras calles para ver cómo está el ambiente y cómo estamos nosotros. Se habrá llevado una gran alegría al vernos muy alegres y unidos -todos los que quieran- en torno a él, como primer obispo de la Diócesis de Pamplona. (Lo social -y político- en su más emblemática acepción y lo religioso, aquí siempre fueron naturalmente de la mano). Otra cosa es si el santo patrono hubiera salido a ciertas horas de la noche y por ciertos lugares... Que no, que no estamos a la altura de las circunstancias, de las fiestas, de la herencia dejada por San Fermín y nuestros mayores. 


La procesión ha estado concurridísima, como siempre. El santo ha sido pero que muy aplaudido. "La Pamplonesa" -nuestra querida "Pamplonesa"-ha armonizado la marcha repitiendo una y otra vez una preciosa pieza melódica. El Muy Ilustre Ayuntamiento, todo elegante, en su sitio. La capilla del Santo y la contigua parroquia de San Lorenzo estaban a rebosar de fieles. Comenzaba con toda solemnidad la Misa Mayor en honor a San Fermín, retransmitida por televisión. La Capilla de la catedral ha interpretado numerosas piezas musicales con el esmero que le caracteriza, y con orquesta y todo. Y la homilía de don Francisco, sucesor de San Fermín, sin duda habrá sido estupendamente recibida: los ancianos, los parados, los matrimonios y familias en apuros... una petición de unidad social, de trabajo por el bien común de los gobernantes municipales, de oración sincera.  


No sólo nos duelen los ya citado reventadores, porque hay muchos tipos de reventadores. Hemos dicho que había dos peros, uno pequeño y otro muy grande aunque en estas desbordantes fiestas pasa desapercibido. Ahora, interiorizando las fiestas en la procesión, son otros los que quieren amargarnos. Por eso pido a mi santo morenico que haga de contrapeso y nos ayude a combatir coherentemente el mal y a suavizar sus terribles consecuencias con abundancia de bien. El mundo no da paz ni consuelo. 


Aquí esta la inicua ley abortista y la actual degeneración en este aspecto de nuestra sociedad, en su configuración y en su nula pero necesaria reacción. ¿Qué hacemos los miles que hemos acompañado al Santo piadosa y procesionalmente? ¿Y otros que no han asistido? Una sociedad que calla y mira a otro lado cuando se mata a sus hijos y que hasta da instrumentos materiales para ello (dinerillo -tuyo y mío- al abortorio privado); una sociedad que dice que ya ha hecho bastante, y que acata y obedece una ley civil inicua (corrupción de la ley)... nada merece. Ese es el gran pecado, y este es el nuevo ídolo que ha sustituido a Dios. No hay vuelta de hoja atrás pero si es posible y necesario  arrepentimiento. Hay que arrancar "esa" hoja. Cualquier situación resultante de esta premisa de pecado es una "encerrona" social y política. Luego no nos quejemos de las consecuencias. Tenemos crisis económica y cada vez más angustiosa... para rato. Algunos ya se apartan de los parientes pobres, porque les comprometen y les pueden pedir. ¿No sabemos que lo primero es lo primero -Dios y la vida humana-? ¿No será esto lo que permitirá que, mientras tanto, nos ayudemos unos a otros con verdadero afán y fruto? 


Hay muchos tipos de  reventadores de fiestas: los habituales e indignos folloneros, y los menos visibles que sacrifican al ser humano en el vientre materno. Todo nos asalta problemáticamente este día 7 de julio. Ahora bien, no seré yo quien apague el pábilo que aún humea, ni romperé la caña quebrada por el viento, pues la esperanza la resurgido en la multitudinaria y fervorosa procesión. ¿O no?
Simpática imagen de los que,
en balcones engalanados,
participan  esperando con paciencia
y una sana ansiedad al santo patrono.
Foto:JFG2012
Alguno se preguntará: pero, ¿a qué viene todo esto un día de San Fermín? La fiesta propicia que cada uno retome sus fuerzas y, sobre todo, sirve de aldabonazo para que nos abramos a los demás, huyendo de todo individualismo -muy liberal, sí, pero sobre todo muy egoísta-  que tantísimo daño nos lleva haciendo durante décadas. 


Sí, dos "peros", uno pequeño y otro muy grande, y una continua oración a San Fermín. Para que las fiestas no sean en balde. 


¡Ah, San Fermín, Firmus por tu carácter fuerte,  nuestro "santazo"! ¡Échanos un capote delante de los toros, y mantenlo en amplio vuelo y seguro quite ante los negros toros de la vida!


A siete de julio de 2012
Ramón de Argonz 
(el olentzero a veces muy tristón 
muchas veces sonriente)





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada