Boletín Oficial de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

domingo, 4 de marzo de 2012

JAVIERADA 2012. Los carlistas de todas las edades en marcha a Javier.


Javierada 4-III-2012. Via Crucis
entre Sangüesa y el solar de Javier.
CRÓNICA
            DESPUÉS DE UN DÍA COMPLETO DE MARCHA, y tras el merecido descanso de la noche, el día 4 de marzo, a las 8:00, los peregrinos se dieron cita en el Hotel Yamaguchi para ir al castillo de Javier, solar del Santo patrono, rezando el Via Crucis, que es una de las devociones más significativas del cristiano.
            Los 30 miembros de la Asociación juvenil “Cruz de Borgoña” iniciaron el día olvidándose de la dureza de la peregrinación del día anterior. Fueron un grupo entre las muchas parroquias y asociaciones -vida eclesial y social- que se dieron cita en esta marcha o peregrinación que llamamos y siempre se llamó, Javierada. También, y en la medida de sus posibilidades, fueron padres de estos u otros jóvenes, realizando la marcha completa o bien el Via Crucis penitencial.
            A continuación se reflejan algunos contenidos de la meditación del Via Crucis, guiada por la organización pastoral diocesana. Considero que el de este año no ha sido un Via Crucis más. Hemos meditado sobre la Fe y una de sus consecuencias, la reciedumbre cristiana, construida desde la fortaleza, es decir, desde una de las cuatro virtudes cardinales con entidad propia y que impregna las tres restantes.

* * *
Javierada 2012. Via Crucis
LA NUEVA EVANGELIZACIÓN
   La Primera estación del Santo Via Crucis recordó nuestros silencios indebidos en materia de Fe, silencios que se pueden curar con el  entusiasmo de la Fe, que nos hace mantener y no relegar la presencia de Dios en el mundo como otros desean que lo hagamos.
   En la Segunda estación contemplamos que en nuestra vida se dan cita las dos caras de la misma moneda, una de alegrías y otra de Cruz. Ahí está la crisis económica pero también y sobre todo la enorme crisis espiritual, en la que el sr. arzobispo insistió en su homilía bajo la persistente lluvia. Crisis porque hace poco hubo un maná ficticio, que como tal exige prepararnos para horas de dolor. Aplicado a la vida cristiana, preguntémonos: ¿huyo de la Cruz? Un cristiano sabe que tras la Cruz vendrá la victoria. Por todo ello, hoy debemos ser valientes y vencer los miedos actuando incluso contracorriente cuando sea necesario.
   Tercera estación. Los santos prefirieron besar el suelo antes que someterse a los dictados de los poderosos del mundo.
   Es necesario decir “no más muerte. Sí a la vida”. Si para muchas personas la vida cuenta poco es porque ellas no cuentan con la vida, por lo mismo que el amor cuenta poco en ellos porque ellos no cuentan con el amor.
   Como junto a las doce bienaventuranzas el Señor dirá: estuve alegre y sonreíste conmigo y con los hermanos…, no podemos ser alegres en solitario. 
   A nuestro lado aparecerá la buena Verónica, que nos anima a quitar esa hojarasca que nos impide ver bien el camino que debemos  recorrer.
   La civilización no se construye con lamentos, sino con la oración y la consiguiente acción. Como dice el Papa, hemos de conquistar a los hombres desde Dios y para Dios. No podemos sollozar cuando estamos en el suelo sino que debemos estar dispuestos a levantarnos como Cristo lo hijo una y tres veces caído bajo el peso de la Cruz.
   Como Cristo fue despojado, también nosotros debemos despojarnos a aquello que no es cristiano, por lo que no podemos vivir supeditados a diferentes signos contrarios o alejados de la Fe.
   Para Benedicto XVI el gran problema que hoy tenemos es el vacío de Dios, vacío que podemos disfrazar de una religiosidad vacía. Ante esto, preguntémonos: ¿estamos suficientemente cerca de Él para que Él escuche nuestras oraciones?
   En conclusión: contemplando a Cristo no podemos quedarnos en un cristianismo de merengue y facilón. En nuestros ambientes, confesemos con entereza nuestra identidad de personas y familias cristianas.


Cabecera de la marcha durante el Via Crucis.
El Crucifijo que destaca sobre el cielo gris es
de la Hermandad de CaballerosVoluntarios de la Cruz,
que en 1939 y 1940 inició las Javieradas, hasta que en
1941 las convocó oficialmente Mons. Olaechea, invitando
a dicha Hermandad y a los Jóvenes de Acción Católica.
Delante de la pancarta este año 2012 iban dos cruces
gemelas de madera, a las que la Cruz de Javier recibió cerca
del castillo, sumándose a la marcha.
El Cristo de esta última Cruz es una fiel reproducción del
Santo Cristo de Javier.
Sirvan estas palabras para recordar cómo hemos de edificar nuestra vida cristiana. Sin duda los jóvenes de la “Asociación Cruz de Borgoña” las meditarán día tras día.
Se han subrayado anteriormente aquellos aspectos que interpelan nuestra fortaleza cristiana, basada coherentemente en la Fe. No en vano Benedicto XVI va a inaugurar este año el Año de la Fe. También se meditaron otras cuestiones, pero las señaladas tuvieron una especial presencia en todo el recorrido del Via Crucis y vertebraron toda la meditación de las catorce estaciones.
Este lenguaje se entiende muy bien. Por añadir una pincelada personal, creo que hoy existe una enorme timidez ante los demás y para la acción, precisamente por la falta de Fe y por el individualismo (liberal) que impregna muchos  ambientes, dos problemas que antes no existían.

José Fermín de Musquilda
Pamplona, 4-III-2012


Fotos: JFG2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada