Boletín Oficial de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

martes, 27 de marzo de 2012

IN MEMORIAM +. Don José Angel Zubiaur Alegre

Un caballero cristiano
Funeral por don José Ángel Zubiaur Alegre


Pamplona 24/03/2012 (crónica de José Fermín Garralda Arizcun)

LA FAMILIA ha invitado al prior y cronista de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz al funeral de José Ángel Zubiaur, celebrado en la parroquia de Cristo Rey de Pamplona a las 6 y media de la tarde. 

El día ha sido verdaderamente primaveral y la tarde deliciosa. Prior y cronista han asistido a las 6 de la tarde a la manifestación Vida Sí – Aborto No, y después han acudido rápidamente a dicha parroquia, donde tenían un lugar reservado enfrente de la Piedad de la Hermandad tallada por López Furió, y de la Cruz votiva de la Hermandad que, colocada ex profeso en el presbiterio, lucía los colores de la bandera de España en su palo. 

Han concelebrado diez sacerdotes más el oficiante, que era el P. Sagüés, S.J. Recojo, bajo mi exclusiva responsabilidad, un resumen de la homilía según las notas tomadas “in situ” por este cronista. El P. Sagüés dijo así: 
  
"Estamos aquí como homenaje –y subrayo, dijo, la palabra- a José Ángel. Os voy a presentar mis reflexiones desde mi fe cristiana. El Señor nos ha convocado y reunido para celebrar la Eucaristía, que es la suprema acción de gracias, el agradecimiento de los agradecimientos, lo que en el Antiguo Testamento significa un superlativo como la mejor manera de dar gracias. 

Damos gracias por la muerte y resurrección de Jesús, que es el más importante de todos los muertos. Jesús nos convoca porque uno de los hijos, de sus seguidores -pues José Ángel nació en el bautismo-, ha entrado definitivamente en el misterio de Su muerte. Ha entrado en Él, por Él y para Él. Por eso he dicho homenaje, que en rigor es la palabra que le corresponde. 

“Queremos ver a Jesús”, dijeron algunos griegos a los apóstoles, cuando estaban en el atrio de los griegos del templo de Jerusalén. “Ver” para los griegos es su verbo preferido, como para los romanos es “hablar” y para los hebreos “escuchar”. Ver la totalidad. No destotalizar la totalidad. Juan pone en boca de Jesús la respuesta: “pronto va a ser glorificado el Hijo del Hombre”. Es como decir: este cuerpo que véis, pasa, siendo  glorificado sólo en  la resurrección. Jesús apunta a la Esperanza , a la Suya , la de Jesús de Nazaret, la de todo hombre. 

He tratado de cerca a José Ángel durante los siete últimos años. Hemos hablado mucho de sólo lo divino. Lo que daba más paz y sosiego a José Ángel era recordar esto: que recorrió el mundo del brazo de San Fco. Javier. Era como un misionero que estaba contento por el entusiasmo que veía hacia la Iglesia Católica en los lugares que fue el santo. Esto le daba más consuelo que sus andanzas políticas que conmigo trataba de obviar.  Bastante cansado y decepcionado llegó a estar del mundo. 

Fue un firme defensor de la Iglesia, defensor de la familia humana y cristiana. Estoy hablando de lo que aprendí de él. Estaba muy orgulloso de su mujer, sus hijos y sus nietos. Dios le dio la gracia de ser un hombre de ley, amigo de la norma como jurista que fue, y tenía un gran amor hacia sus deberes para con Dios y los demás. Puso mucho esmero en adquirir para sus hijos un ejemplar de los Evangelios de la liturgia de cada año. Aprendió en los luises y kotskas el contacto directo con el Evangelio. 
Tuvo un amor apasionado hacia su patria grande, España; hacia su patria chica, Navarra, a la que deseaba que le reconociesen sus derechos y no que se los concediesen; hacia su patria espiritual que es la Iglesia. 

Dominaba la doctrina social de la Iglesia, tanto que a mi me hacía sonrojar. Fue muy devoto de los beatos Juan XXIII y Juan Pablo II. No era nada anticuado; todo lo contrario. 

Sabía que no se puede dar la vida sin dar antes la vida propia. No se puede resucitar en Cristo sin Él. La muerte cristiana es abrir la puerta de la resurrección. La muerte es la espina dorsal del cristiano, y lo es desde que nace para llevar la Cruz del Señor. Y Jesús no quita a nadie las ganas de vivir, sino que la aumenta. Tampoco quita a nadie el miedo a la muerte, pues Él también tuvo miedo; pero a ello Jesús añade la Esperanza. Sufrimiento, dolor y muerte… cuyo final es la resurrección. 

José Ángel era miembro de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz y de la Hermandad de la Pasión. Sabía que hay cosas que para ser verdaderas tienen que ser eternas, que por ser verdaderas son bellas, y todo ello se confunde en Cristo, hijo de Dios. 

Que la Virgen , cuya devoción en su advocación de la Virgen de Ujué, aprendió en los luises y kotskas, lo presente a Jesús, y que ambos lo presenten al Padre." 

Una de las últimas imágenes públicas de
don José Ángel Zubiaur, esta vez con
la Excma. doña María Cuervo- Arango
en la inauguración del Museo del Carlismo
en Estella el 23-III-2010.
Foto:JFG2010
     Al final de la Santa Misa, el nieto José Ángel, que lleva el mismo nombre que el difunto, leyó un testimonio conmovedor, perfecto en su forma y fondo. Nos ha transmitido su escrito con la gentileza que le caracteriza, que reproducimos  íntegramente:

"Fue José-Ángel hombre de fe inquebrantable reforzada por el culto profundo y sincero a Dios.
Hombre con un pensamiento firme, unos principios por un pueblo unido, por una nación y por la Religión.
Formado en la Tradición, entendió, haciendo muy suya,  la máxima que reza: “Ante Dios no serás Héroe Anónimo”.
Purificó sus sentimientos y cultivó su alma con un amor inconmensurable al Crucifijo y con la pasión que fueron sus hijos, que son sangre de la esposa a quien quiere.
Comprendió desde muy joven, que su empresa no era otra que lucha por la implantación del Reinado Social de Cristo en este mundo.
Su mayor pretensión, fue la búsqueda del premio más grande merecido, el de quien alcanza la Victoria, El consuelo más dulce de quien muere en la Paz de la más Justa Gloria.
Siempre has estado con nosotros y con nosotros siempre has de estar; nosotros te seguimos  y tu obra continuaremos.
 Quisiera terminar, con una oración que dedicaría José-Ángel, con 19 años, a sus tíos Expectación y Joaquín desde el frente de Teruel:

¡Mírame Dios Querido!
Mírame Postrado,
De amor Traspasado
A tus puros pies.
¡Toma! Oh Dios de mi vida,
Mi corazón y mi alma
Y aquí, en Dulce Calma,
Déjame después.

Te admiramos Hombre sabio    y    Hoy te saludo mirando al cielo.
Abuelo,  A V E   C R U X —  S P E S  U N I C A"
  
Agradecemos a la familia, y a nuestro José Ángel, su delicadeza por  invitar expresamente a la Hermandad a estar presente en el funeral, y a exponer ante el mundo entero la Cruz votiva de la Hermandad colocada  junto a la Piedad de la que es propietaria. Dicha Cruz con el crucificado es la misma Cruz de Cristo por Quien ofrecieron la vida muchos voluntarios y compañeros del finado José Ángel, así como todos aquellos que sobrevivieron la Cruzada para rehacer una España desde los cimientos, tras los horrendos destrozos causados durante largo tiempo por la Revolución radical, fruto del olvido del reinado social de Jesucristo.

El texto está tomado de:
Revista Tradición Viva


Vista parcial del presbiterio. A la izquierda, la Piedad de la
Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz, obra del
imaginero valenciano don José López Furió, bendecida
por el arzobispo mons. Delgado Gómez. A la derecha,
el cristóforo de dicha Hermandad. Foto:JFG2012
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada