Boletín Oficial de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

miércoles, 28 de diciembre de 2011

CONCENTRACIÓN POR LOS SANTOS INOCENTES


CRÓNICA DE UNA TARDE

Aspecto parcial de la concentración
"ABORTO NO. Dios ama al embrión"
en el Paseo de Sarasate, enfrente del Parlamento de Navarra.
Hubo familias con niños durante un buen rato,
 entre otras personas.  
Foto:JGO2011
DÍA DE LOS SANTOS INOCENTES

       DE PEQUEÑOS PENSÁBAMOS en este dìa qué inocentadas hacer. De pequeños lo pasábamos muy bien. Era inimaginable lo que hoy ocurre. ¡Pobres niños y muchachos de hoy! Ahora las circunstancias obligan a pensar algo mucho más serio. Por ningún lado se ve la felicidad que socialmente nos prometían. El crimen del aborto desgarra el Derecho, la vida institucional, social, familiar, de pareja e individual por el mero hecho de darse en esta sociedad, que parece de locos.
         No estamos inactivos. Ni perezosos. Se ha cumplido con gozo el programa de los Actos públicos previstos en Pamplona para este 28-XII. Sí; hemos ofrecido lo más sagrado que tenemos, que es la Santa Misa, la rememoración del sacrificio de la Cruz, por los abortos voluntarios y por quienes los cometen y colaboran con ellos -incluidos lógicamente los legisladores de 2010 y 1985-, y, luego, nos hemos concentrado enfrente del Parlamento de Navarra con el lema “ABORTO NO. Dios ama al embrión. CTC”.
 
Otro momento de la concentración.
Vista de la pancarta y de parte de los
asistentes. Foto:JGO2011
 Agradecemos profundamente que hayan estado junto a nuestra pancarta  el  representante de AES y los de otras asociaciones de la Coordinadora navarra por la vida, que convocó la Santa Misa.
         Hemos cumplido pero no estamos del todo satisfechos -si puede hablarse así-. Faltaban muchos conocidos y sobre todo de nombre para nosotros desconocido.  Quede claro que no trabajamos directamente por el éxito material, aunque lo busquemos. El verdadero éxito es una gracia de Dios que todavía no la merecemos. Ni nosotros, ni los muchos hombres y mujeres de Pamplona, ni muchos católicos de esta ciudad... por su escasa o nula actividad en este gran tema de la vida de concebido y aún no nacido.
         Llama la atención que muchos antepongan otras ocupaciones a estos Actos. Parece que no saben qué es lo importante: este es el gran mal. Un mal que atenta contra los principios que se dice defender. Se sabe con la cabeza y el corazoncito, pero no con todo el ser, es decir, de verdad.
         Si estuviese en juego nuestra bolsa, ¿nos movilizaríamos? ¡Ah! ¡Qué no haríamos entonces!
         Un señor que se sumó a la concntración, me dijo: “¡creía que íbamos a estar más!”. Y tiene razón. Y una señora, pariente mía, añadió: “¡pues no me he enterado! ¡Están todos los sobrinos ahí enfrente, en casa!”.
         Los Actos no se han difundido suficientemente. No basta la Red, y menos si se usa con poco plazo, y sin danr demasiado tiempo para que cada familia se organice. Es muy posible que tampoco haya sido fácil la recepción y procesamiento del mensaje debido al ajetreo de estos días. Pero -créeme querido lector- estas razones no bastan.
Interior de la bellísima parroquia de San Miguel.
En la homilía, el Sr. párroco hizo una amplia mención
a la radical injusticia del aborto,
y a la necesidad de defender la vida públicamente
y en su totalidad, sin excepciones,
desde la sociedad, los poderes civiles y el Estado.
Foto:JFG2011
         Lo sentimos. Otra vez trabajaremos más y mejor. Ahora bien, si tu, que lees esto, eres de aquellos que han recibido la convocatoria y no te has movido (conozco casos de imposibilidad) piensa bien cuál es tu jerarquía de bienes. No me digas que ya haces otras cosas, porque nunca se te ve salir a la calle para este tipo de Actos. Y hay que estar en la calle, que es la voz de los sin voz.
         Importa el mensaje que se lee -"lee y come"- y dónde se lee, más que el número de los que custodian el lema público. Todo el mundo sabe que detrás de una pancarta como ésta, y sobre todo hoy, hay muchísima gente. ¿No nos acordamos de las manifestaciones millonarias en Madrid? Valga decir esto de respuesta a quienes no vienen porque dicen que si no somos muchos desprestigiamos la causa que queremos defender. Más bien me parece que tales están pillados por la comodidad, y han renunciado a lo que nunda debemos renunciar: a la vida pública, a la calle.
         ¡Que pululen las pancartas POR LA VIDA en muchos lugares de Pamplona!
         No nos paramos: seguiremos. Todo menos la inactividad y el conformismo que, además de ser una irresponsabilidad, mata el espíritu. Agradecido,
        
         Javier F. García
         Vocalía de Vida y Familia, CTC Navarra
         Pamplona, 28-XII-2011



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada