Boletín Oficial de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

domingo, 17 de julio de 2011

Actos religiosos del 19 de julio de 2011

COMUNICADO
+
POR DIOS, LA PATRIA, LOS FUEROS
Y EL REY
lucharon en cuatro guerras como héroes
LOS REQUETÉS
sufrieron como mártires, sacrificaron sus vida y hacienda, derramaron su sangre, soldados del ideal
FIELES A LA TRADICIÓN
En la Fe inquebrantables, con esperanza siempre viva, con semilla fecunda, ejemplo perenne, intercesores eficaces, murieron dando a España el tributo de valor, y a Dios la gloria de su triunfo.
¡Paz en Cristo a los héroes y a los mártires!
Español que pasas por el camino de la vida, detente al pie de la Cruz y reza una plegaria a Dios por ellos y por España.

---  R.I.P. ---

La Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra, asistirá a la Santa Misa anunciada por la Hermandad canónica de Caballeros Voluntarios de la Cruz

MARTES, día 19 de julio, a las 7’ 30 Via Crucis y a las 8 de la tarde, en su dirección habitual de Pamplona

COMUNIÓN TRADICIONALISTA CARLISTA     
19 DE JULIO DE 2011


ADENDA:
Para conocer el espíritu y el ánimo de aquellos por quienes se celebrarán estos Actos religiosos, cuyas oraciones se extenderán a todos los combatientes incluidos los del lado revolucionario y nacional-separatista, destacamos el siguiente llamamiento de Agustín Tellería a los requetés, realizado la víspera del alzamiento, ante la persecución religiosa, el caos político y sobre todo social, y la inminente amenaza de asalto social-marxista que ya en 1934 había sido ensayado en Asturias y Cataluña con las terribles consecuencias de todos conocidas:

Cementerio de San José de Pamplona.
Entre ellos hay soldados, falangistas y
no pocos requetés. Foto:FdeM2011
"¡Jóvenes tradicionalistas! ¡Requetés! La España que vivir quiere, la España que no se resigna a morir, pone ante vosotros, con amor y fe, esta interrogación. De la tumba de nuestros mártires llegan también a nosotros voces que claman: ¿qué hacen nuestros hijos? ¿qué piensan nuestros nietos? Felices vosotros, jóvenes, y feliz la Patria si sabéis contestar la interrogante con la dignidad de patriotas, hijos de héroes y mártires, pues haciéndolo así salvaréis la Patria, tendréis la admiración de los compatriotas y recibiréis el mayor de los galardones, la bendición de los mártires que con la más sublime de las renunciaciones os legaron como gloriosa herencia, enseñanzas y ejemplos para recorrer sin vacilación la ruta del deber, sacrificando todo por el triunfo de la Cruz y la grandeza de la Patria" (“Boletín de Orientación Tradicionalista”, nº 98, 12-VII-1936, p. 4).

Detalle de un dibujo de
Sáenz de Tejada

Los requetés se alzaron por orden del rey don Alfonso Carlos I, previo pacto con el general Sanjurjo y Mola, cuando el 15 de julio el príncipe don Javier de Borbón, junto con Manuel Fal Conde, dió la Orden de sublevación desde San Juan de Luz. Si en el pueblo existía una unanimidad básica en el por qué del alzamiento, entre los políticos había diferentes soluciones. Una mayor variedad habrá entre los más altos jefes militares. La Comunión Tradicionalista (carlista) fue el sector político que mejor había perfilado sus reivindicaciones y unas auténticas soluciones a los gravísimos problemas por los que atravesaba España, radicalmente contrarias al fascismo y a las propuestas de la CEDA -que ponía tronos a las premisas y cadalsos a las consecuencias-, conectando así con la base popular de la Tradición española.

Puntualizamos a "Diario de Noticias" del 17 de julio que la fotografía de los requetés formados en la plaza del Castillo antes de partir al frente es del día 19 de julio, y no del día 18 según sugieren los grandes caracteres de la portada, aunque se dice bien en la leyenda de otra fotografía recogida en el dosier de las páginas interiores (p. 33). El artículo tomado de Jaime del Burgo incluido en las págs. 38 y 39 del dosier de este periódico, artículo procedente de "La Actualidad Española", no puede ocultar el carácter tendencioso en extremo, más literario que otra cosa, de no pocos de sus diez colaboradores. Seguramente el silencio de "Diario de Navarra" ante las págs. 42 y 43 que le particularizan, es para "no entrar al trapo" de una polémica ideológica que parece que busca "materia" para escribir con ardor sobre un tema de hace 75 años, hoy reabierto por Rodríguez Zapatero. Dejemos a los historiadores trabajar en su propia esfera y de continuo, pues ninguno de ellos ha comenzado a trabajar ahora. El conocimiento histórico en cuanto tal no es una herramienta de lucha.

No obstante, también llama la atención que el día 18, "Diario de Navarra" sólo haga mención de aquellos sucesos históricos en "Diario en el recuerdo" (p. 58), pero sobre todo en la página 50, donde -quizás para "hacerse perdonar" por su apoyo al alzamiento desde que tuvo lugar- informa de los trabajos de autores ideológicos como Preston, Viñas, Moradiellos... En dicha página también se incluye una opinión distorsionadora de los hechos históricos, emitida por cierto autor que, al parecer y sobre todo para juzgar pasado y presente, toma como pretexto su sabio consejo de que la documentación privada sobre esos años se done al Archivo General de Navarra.
De esta manera, y paradójicamente por parte de "Diario de Navarra", ambos periódicos editados en el viejo Reyno ofrecen la alternativa y la voz a un sector de escritores muy definido y que siguen una misma dirección ideológica y de objetivos, en detrimento de otros diversos sectores más amplios que, sin duda y tal como transcurren hoy las cosas,  no quieren entrar al tema para no hacer el juego a aquellos así como a los ideólogos y políticos de turno. No en vano, los escritos de los primeros son más puntos de vista y juicios personales que otra cosa.
Editorial: La esfera de los libros,
Madrid, 2010
Añadamos a lo dicho que llama mucho la atención que no pocas de tales personas que firman como historiadores en la prensa durante estos días, se expresen con una singular pasión, con un talante "perdona-vidas" y con abundantes opiniones personales sobre el pasado. El resultado es decepcionante. Para evitarlo, lo mejor que podían hacer es distanciarse de los hechos, diferenciar entre conocimiento histórico y acción, alejarse de los políticos y ganar sosiego en sus exposiciones. Lógicamente, muchos de ellos insisten en que no es la verdad que ellos exponen la está por descubrir, sino numerosas fuentes históricas de primera mano, que sin duda reforzarán -eso piensan- sus juicios. Sin negar que siempre pueden aparecer documentos nuevos, sobre todo cuando se entrevista con el debido método a los que vivieron los hechos y todavía están entre nosotros, afirmar esto en ellos más parece un elemento dialéctico y político.

Para aportarle a Vd. algo reciente, el libro titulado Requetés de la imagen ajunta,  que aconsejamos al lector, recoge por extenso interesantísimos testimonios individuales de personas que vivieron con intensidad la contienda, considerada tradicionalmente no con gusto sino como un "castigo de Dios".

Fermín de Musquilda

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada