Boletín Oficial de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

miércoles, 11 de enero de 2017

Hombre y mujer

PROPAGANDA ABERRANTE...

Violencia infantil en plena calle.

ES ASÍ COMO nos deshumanizan. 

De una manera totalmente frívola, de apariencia muy guay pero abiertamente aberrante, y con la máscara de compasión ajena, ¿este nuevo lavado de cerebro nos acostumbrará a una nueva aberración? 

No lo sé, pero sí sé que a los propagandistas no les importa quedarse sin ciudadanos y ciudadanas, sin vasquitos y vasquitas, sin PERSONA, porque cuando todo vale, es que nada es y nada debe ser querido. Así es como se impide el ser y desarrollo humano, que en tal caso y en sus inicios es sustituido por el qué dirán y -sobre todo- por el vacío permanente.

Este cartel de grandes proporciones y un elevado coste, se ha impuesto al tranquilo y confiado viandante utilizando las marquesinas de autobuses urbanos o villavesas de Pamplona. 

Este cartel de propaganda se exhibe muy cerca de la escuela, de manera que si bien sus promotores pretenden burlarse de todos, sobre todo quieren a corromper la infancia y juventud. 

El logotipo es "no se qué" de Euskal Herria. ¡Pobres vasquitos y vasquitas! Son utilizados como carne de cañón. Ya no saben qué hacer para ser novedosos y "progres". Si les vieran sus mayores.... Sí, es que ya se ha caído muy bajo. 

Pues eso, que "eso que dicen no funciona" ni en la persona ni por ello en la sociedad, que deshumaniza, que da muy mal ejemplo y que corrompe. La corrupción como "deporte" social ciertos lobby y mandamases. Basta con tener dinero para hacer lo que uno quiere. Pues hemos caído muy bajo. Pero bueno, cuando quieran -repito- se quedarán sin ciudadanos y ciudadanas, sin vasquitos y vasquitas, sin PERSONA. 

Miren: por eliminar o asesinar a los niños y niñas por nacer, con el silencio cómplice de muchos, hemos llegado a esta nueva aberración. Ha sido en dos telediarios. 
Algunos buscar recoger firmas que -como siempre- no valen para casi nada, salvo para mostrar que se hace algo. Pues bien, todo lo debemos a la partitocracia y a las leyes, abundantes y "maravillosas". Menuda tropa. 

En la charla de la fiesta de la juventud carlista de Pamplona celebrada el día 18 de diciembre, Santiago dijo que ha llegado la hora extrema de afirmar que queremos ser y vivir como personas y no -es un símil- a modo de animales. Me extrañó un poco su aparente radicalismo, pero, ya ven Vds., una vez más quienes tan bien nos enseñan tienen razón, aunque siempre se quedan cortos al anunciar las consecuencias de los errores. Que sí, que queremos ser personas y también queremos que no nos corrompan a los hijos. 

Cada uno verá cómo se siente, pues nadie entra en la alcoba de otro, pero que no nos digan que en esto somos lo que sentimos. Y menos que nos lo impongan. Tampoco a nuestros hijos. 
Ramón de Argonz
11-I-2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada