Boletín Oficial de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

domingo, 18 de septiembre de 2016

El TIMO del CARTEL para una dramatización sobre 1835

AGENDA


Dramatización y recreación histórica, 1835
Preguntemos sobre un CARTEL

Nos preguntamos varias cosas:
PRIMERO. ¿A qué hablar tanto del pasado -en este caso los carlistas- si durante décadas y décadas se prescindió de las lecciones de la vida, del heroísmo y sacrificio de tantísimos antepasados, si los libros de texto escolares dicen mentiras sobre el Carlismo, y si ahora hay una crisis tremenda que nos exige potenciar el presente para preparar el futuro
¿Sólo por turismo? 
¿Para decir qué brutos y piratillas eran los carlistas? ¿Para utilizarlos, ya que el reverso del cartel está todo en vascuence -pero batúa y no del bueno-? ¿Para decir que la violencia de ETA en tiempos de nuestra Democracia ha sido una constante como violencia -aunque lógicamente no como ETA-?
¿Por qué no ponen la bandera Generalísima, u otras con los colores nacionales...?
De vergüenza.


Detalle central del cartel. OJO con las "banderas" y con identificar Carlismo y violencia.
Insista que algo queda. 

SEGUNDO. Fijémonos en las BANDERAS y ACLAREMOS:
En la Primera Guerra, que es lo que se pretende recrear aquí, la bandera negra con la calavera la usó Ramón Cabrera, el "Trigre del maestrazgo", allá en Morella (Levante), pero no con las tibias cruzada ni con ese lema. Error garrafal por su parte.

Más: han copiado la bandera que Tuduri puso al guipuzcoano cura Santa Cruz en la Tercera guerra, que tampoco se ajustaba a la verdad. Un timo.


TERCERO.
¿A qué viene tanta dramatización sobre el tema del Carlismo? Aquí y allá, Lácar... Estella...
¿Por qué no son los agentes de la guerra los revolucionarios liberales del golpe de mano de la Granja, de los chanchullos de 1833, de la desamortización contra la iglesia y los pobres, de la matanza de frailes, de la septembrina, de la pérdida de la unidad católica conforme a la unidad de la sociedad española en 1869, de las trampas electorales...? Guerras carlistas, sí, pero también y por el mismo motivo guerras liberales. 
Si los carlistas -hombres de todas las clases sociales y muchos del pueblo llano- tomaron las Armas en pie de guerra en legítima defensa, los liberales fueran amigos de tomarlas también, de revoluciones,de trampas electorales, de pronunciamientos militares... (Luego les imitará los socialistas, los nacionalistas separatistas, los anarquistas etc.)

CUARTO.
¿No se dan cuenta que hablando siempre de las guerras así distorsionan el Carlismo? Yo creía que nuestra sociedad estaba cansada de violencia. 
Los carlistas no eran unos tipos raros ni unos piratillas, sino que eran la sociedad tradicional española, viva y activa. Estuvieron casi siempre en pie de paz -hasta que ya no pudieron más-, y tuvieron asociaciones de todo tipo, cooperativas, sindicatos libres, periódicos, escritores, cargos públicos, se presentaron a elecciones municipales, a Cortes y al Senado, ocuparon cargos públicos a pesar de las trampas electorales... mientras reconocían al rey de España en el exilio. 

17 y 18 de septiembre de 2016. Por medios que no falte. 

Ramón de Argonz y de la Urrutia
Pamplona/Iruña 18-IX-2016

Fotos: derechos de autor. Cartel tomado de la avenida Carlos III de Pamplona el día 15 de este mes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada