Boletín Oficial de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

lunes, 8 de julio de 2013

San Fermín y sanfermines. Del Obispo y Mártir del siglo IV a la celebración más popular del mundo en su memoria.


San Fermín de julio en Pamplona, día 7. 
Como un niño ante su mayor.
     ESTA ES LA FE de un pueblo; la fe es su vida y su memoria. La fe católica es su alegría, que se desborda y atrae a todos. Navarra es una síntesis espiritual de cosas humanas, culturales y jurídicas; y el navarro como síntesis de la diversidad, leal, enérgico y bullicioso, se manifiesta ante la imagen del santo patrón como un niño ante su mayor. 
     Tengamos las fiestas alegres y en paz, limpias, y sobre todo en gracia de Dios. 
Cada año, con su fotografía. ¡Pero qué santo más majo tenemos!
¡Pues que viva San Fermín!
Imagen: JFG2013

     Este santo y patrono de la diócesis de Pamplona  desde 1301 (con fiesta obligatoria y Octava propia) y del Reino de Navarra, nos trae una jubilosa y castiza celebración, amén de prolongada en los días. Las fiestas duran del día 6 (vísperas) hasta el día 14 con el "Pobre de mí", y son conocidas en  el mundo entero. 
     Aclaremos algo que tiene confundidos a muchos, y es que San Fermín no es patrono de Pamplona sino que lo es San Saturnino. Es patrono de la diócesis de Pamplona (que sobrepasa en mucho a su ciudad) y también co-patrono de Navarra con San Francisco Javier desde el siglo XVII. Esto según los papeles, porque San Fermín figura como patrono de Navarra desde siglos remotos.  
     Ante el brillo y universalidad de las fiestas de Sanfermines, digamos con Jesús Arraiza (San Fermín patrón, 1989), que "son serias las cosas de San Fermín. Y llenas de símbolos".
    Sí, todavía los estudiosos discuten sobre el lugar del nacimiento de Fermín y cuándo vivió el santo patrón. Fermín es un nombre romano que procede de Firmus, que significa "valeroso" en latín. La tradición le supone de Pamplona, e incluso que  sus padres se llamaban Firmo y Eugenia, cuando Pompaelo era una ciudad todavía pagana.
     El obispo de Tolosa de las Galias, el que será san Saturnino, envió a su discípulo  Honesto para evangelizar en Pamplona. Algo después, el mismo San Saturnino llegará a Pompaelo donde bautizó a los primeros cristianos con el agua de un pozo cuyo emplazamiento se conserva:  "Aquí está el pozo con cuya agua, según tradición, bautizó San Saturnino a los primeros cristianos en esta Ciudad".
¡...es San Fermín bendito!
Desde la calle Mayor. Fotografía: JFG2013

     Pues bien, Fermín viajó a la Tolosa de las Galias, fue ordenado sacerdote y luego consagrado primer obispo de Pamplona. A continuación, y fuera de su diócesis, evangelizó las Galias -Beauvais, la Picardía y en  Países Bajos- para ser decapitado en la ciudad de Amiens. Decapitado por no obedecer al gobernador romano que le prohibió predicar la fe.  Siglos más tarde se descubrieron sus restos, y diversas reliquias suyas fueron llevadas a Pamplona, donde desde fines del siglo XVI su fiesta se celebra el 7 de julio.  Es patrono de Amiens y allí y en la santoral universal su festividad  del martirologio es el 25 de septiembre. 
   Los eruditos conocen bien las Actas de Maceda, así como la "Novena del ínclito martyr S. Fermin, primer obispo de su Patria Pamplona" (Pamplona, 1736, 62 pp.). En ella se advierte con el barroquismo propio del s. XVIII que "El Cielo mismo con mudos gritos, y lenguas de continuos milagros está despertando la devoción á este Portento de la Gracia", y en ella se recuerda: "Nunca los ruegos en vano se arrojan à su presencia; como que la Onmnipotencia sie(m)pre està pronta à tu mano. Sabe Pamplona deverte (sic. deber) un quotidiano exemplar". Así sea. 
      José Fermín de Musquilda
      7 de julio y San Fermín. 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada