Boletín Oficial de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

lunes, 29 de julio de 2013

QUE LLAMEN -SI QUIEREN- A LA CTC A "INTERECONOMÍA"

BIEN POR LA INICIATIVA,
MEJOR POR TELMO ALDAZ,
 PERO UNA QUEJA A “INTERECONOMÍA”
“DANDO CAÑA”… ¿A QUIÉNES Y A QUÉ?

LOS CIUDADANOS TENEMOS mucho que reprochar. Y que denunciar. ¿Es que, con todo lo que “está cayendo” no va a pasar nada? ¿Es que nada hay que cambiar? ¿Tan sólo cambiarán algunas personas, las que designen los tribunales como culpables, para que el día de mañana caigamos en “más de lo mismo”? ¿Cuál es el origen de los males?; porque los frutos ya los conocemos.
Son muchos los que se preguntan por las consecuencias institucionales y políticas de la actual corrupción –a veces sólo presunta pero siempre enjuiciable- en las altas, medias y bajas esferas del Estado y la sociedad. Por eso tiene razón López Diéguez cuando afirma que la actual corrupción es un fruto de la imposición del aborto en  España, aunque a continuación la presentadora del Programa le frenase algo porque para ella esta afirmación suponía sacar otros  temas y además en paralelo al propuesto.
Intereconomía es uno de los pocos canales televisivos que se plantea algunas preguntas sobre la corrupción.
Una tertulia en la que ojalá también hubiesen invitado a la CTC
                 como organización carlista. Foto: JFG2013
Esta tertulia, por otra parte ligera o veraniega, amena y simpática, más que dar caña al sistema actual, sirvió para poner ciertas cosas claras frente a quienes, cultivando el mero “anti”, quieren dar un balón de oxígeno al PSOE, IU y los nacionalismos separatistas, denunciando los reales y presuntos casos de corrupción en las altísimas esferas del PP. Sirvió para decir que el PSOE y los demás no debe cometer la hipocresía de aprovechar la situación, frotándose las manos para sacar tajada partitocrática en todo este asunto.En la tertulia "Sobre el caso Bárcenas" del Programa "Dando Caña" del 8-VII-2013, se invitó a Raúl Giménez (abogado pepero), Gustavo Vidal (abogado psoeísta), López Diéguez (Alternativa Española), y Telmo Aldaz (carlista o tradicionalista).
Los contertulios mostraron que una persona acusada de corrupción no por ello es culpable. Que Bárcenas denuncie con pruebas en los Tribunales lo que crea conveniente. Que no se haga leña con el árbol que no está caído. Que la izquierda psoeísta y ”unida”, y los nacionalismos secesionistas, no quieran limpiar con el caso Bárcenas sus corrupciones probadas o presuntas . Telmo Aldaz, con acierto,  insistió en que el PP no se duerma si quiere mostrar que Bárcenas no tiene razón y que tampoco de la sensación de negligente. Ojo, que nada de eso significaba que los contertulios fuesen sus votantes –uno de ellos, sí-, sino que quisieron -lo que se dice- “poner ciertas cosas en su sitio”. Ciertas, pero -creo- no todas ni las más importantes.
(Un ejemplo –añadimos-. Mucho lío mediático con el asunto Barcina en Navarra, para que al fin su causa haya sido archivada por los Tribunales, dejando los medios de comunicación casi en silencio los asuntos de la que se presenta como “alternativa” separatista doña Uxue Barkos)
* * *
Para decir todo lo que pensamos, quisiéramos que Intereconomía hubiese invitado a la Comunión Tradicionalista Carlista como organización para tratar sobre este importante tema. Ya llamaron a López Diéguez de AES, a un íntimo del PSOE y a un defensor del PP. Pues bien, otras televisiones tanto o más comprometidas sí que han invitado directamente a la CTC a sus Programas. 
En este caso llamaron a nuestro querido amigo don Telmo Aldaz, quien hizo lo que tenía que hacer: acudir sacrificando su comodidad, para hablar como un español de a pie, presentándose ya en el comienzo como carlista o tradicionalista. Muchas gracias, querido Telmo. 
Telmo Aldaz en una de sus convincentes intervenciones
                        Foto: JFG2013
A algunos medios de comunicación les cuesta muchísimo que la Comunión Tradicionalista Carlista (CTC), que es un partido antipartidista, salga en la prensa o en la TV. Por eso, todo lo más llaman a personas sin mandato de organización carlista alguna.
Pues bien, creemos que la tradición española, esto es, el español organizado de a pie y sobre todo su propia organización, es el que con mayor derecho puede denunciar la situación actual. No hablo ahora de los aciertos de los tradicionalistas, basados en una concepción de la política como servicio al bien común, basados también en la afirmación de las instituciones sociales superando la partitocracia, así como en la vivencia comunitaria más allá del individualismo.
Digo que los carlistas no son comparsas de nadie, ni buenos cipayos para situaciones extremas, ni sólo jóvenes entusiastas, ni bomberos, ni “apagafuegos”, ni nada de eso. No son seguidistas de otros, ni se engloban dentro de ningún otro partido más que de España.
Intereconomía no puede tratar por defecto a la CTC como organización como si ésta nada pudiese ofrecer. Ahora bien, está en su derecho en no invitarle como cadena privada que es; en tal caso, quisiéramos que el amago se convirtiese en un ánimo equitativo respecto a otras organizaciones que “contestan” la situación actual y quieren hacerse espacio en la política. No pueden ignorar a la CTC como si ésta no fuese una institución, ni un partido, ni  tuviese personalidad propia, y no “fuese buena” para construir la paz. Como si el Carlismo de ayer –pero también de hoy- no tuviese prensa, medios de comunicación, pensadores y políticos locales y nacionales, sindicatos o instituciones sociales.
Al no invitar a la CTC en este o parecidos casos, parece que lo que cuesta a ciertas empresas de comunicación es reconocer al Carlismo su espacio político. A lo mejor se quiere potenciar artificialmente sustitutos más manejables por un sistema que va perdiendo adeptos fruto del mayor desengaño. Pues bien, nadie como la organización carlista, el partido más antiguo de Europa, es capaz de desvelar el por qué de dicho desengaño colectivo.
En resumen; aunque el Carlismo o tradición española tenga su espacio político natural en nuestra sociedad, toda vez que su Programa político recoge lo que muchos piensan y no pueden decir, creo que, por ello precisamente, debieran invitar a la organización carlista CTC, que es la única que funciona en su ámbito, y que denunciaría sin ambages la partitocracia y el actual sistema político, que es el que en buena parte ha traído la actual corrupción, ya presunta ya real. Y además ofrecería soluciones.

Un simpático momento de la tertulia. Foto: JFG2013
Sin demérito hacia ninguno de nuestros correligionarios, sólo alguien empapado de la organización carlista puede hablar mejor que nadie de la representación de las instituciones sociales en la política, de la miseria de la partitocracia, del más sociedad y menos Estado, y del actual estatismo como utopía y exceso de administración. Él mejor que nadie puede recordar la historia del falso malminorismo en España, la política como quehacer y servicio al bien común,  y la verdadera delegación con mandato imperativo y juicio de residencia de los cargos públicos.
Es doloroso ver cómo el liberalismo, abusando de la libertad, del individuo y del natural derecho a la representación -en fin, dime de qué presumes y te diré qué careces-, ha hecho que el español medio se aleje con asco de la política y de los políticos, como muy bien nos recordaba Telmo Aldaz. Sí, es la hora de la sociedad organizada, es la hora de la política. ¿Tronos a las premisas y cadalsos a las consecuencias?

José Fermín Garralda Arizcun
Julio de 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada