Boletín Oficial de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

jueves, 8 de noviembre de 2012

CARLISTAS EN BUENOS AIRES DEFIENDEN LA CATEDRAL PRIMADA

AGRESIÓN FRENÉTICA A LA IGLESIA CATÓLICA
Y PERIODISMO TENDENCIOSO.
ABORTISTAS CONTRA LA VIDA HUMANA Y CONTRA LA IGLESIA 
POR SER SU MÁXIMA DEFENSORA.
Gravísima agresión de los abortistas a la Iglesia Católica en Buenos Aires.
La bandera tradicionalista, CARLISTA, ondea en las filas de sus defensores.
DEFENSA PACÍFICA DE LOS CATÓLICOS Y CALMA EFICAZ DE LA POLICÍA ANTE EL ATAQUE.

Marcha agresora y ataque ante la catedral Primada, 1-XI-2012
CIRCULA POR LA RED un tremendo y prolongado vídeo sobre la gravísima agresión de los abortistas a la Iglesia católica, desde la tarde hasta el anochecer del 1 de noviembre de 2012, a la vez que realizaban una marcha frustrada contra la catedral Primada en la Plaza de Mayo de Buenos Aires.

Promovieron el conflicto quienes defienden el asesinato de los concebidos pero todavía no nacidos, o bien su impunidad y la utilización de los medios públicos para ello.
Los fieles acudieron a la catedral para asistir a los oficios de la gran fiesta religiosa de Todos los Santos. La Policía Federal argentina estaba en el lugar para proteger la catedral, a petición de su Rector, que les avisó la víspera sabiendo lo que se cocía.
Mientras unos católicos permanecían en el templo, otros quedaban en las escaleras exteriores para defenderlo ante la amenaza por los marxistas de profanarlo.

Llegaban los pro abortistas, provocadores, violentos y blasfemos. Eran muchos, con pancartas, ruido, gritos e insultos. No casa bien eso del aborto voluntario, asesino y sangriento por un lado, con la festividad de todos los Santos, de una vida entregada al amor a Dios y al hombre por Él.
La horda era numerosa. La Iglesia podía ser o iba a ser atacada. Se insultó a la Iglesia repitiendo una y otra vez con inaudito furor: “¡Asesinos!”…,Iglesia basura”… acompañado con música y frenesí. Escandalizaban diciendo: “Hay violadores en esos escalones”. Arrojaron huevos y otros objetos. También canturrearon porquerías como ésta: “A la iglesia católica apostólica romana,/ que se quiere meter en nuestra cama,/ le decimos que se nos da la gana,/ de ser putas, travestis y lesbianas./ Aborto legal en el Hospital”. Duele escribirlo. E insultaron a la Policía. Querían claramente aborto legal, seguro, subvencionado y gratuito.
Fuerzas del orden Público protegiendo la catedral
¿Qué violencia ha existido por parte de los antiabortistas? Ninguna. ¿Qué mayor violencia que la de los agresores? ¿Y la del aborto?...: ¡Incoherentes! Los flamantes e iracundos agresores quieren de nuevo crear una gran mentira – la supuesta violencia de aquellos a quienes ellos agredían- para “justificar” su descarnada agresión.
En uno u otro lugar había pintadas horrorosas y blasfemas, que sólo pueden salir del Infierno.
Los católicos rezaron el Santo Rosario, la oración a “San Miguel protégenos en la batalla”, repitieron el “¡Viva Cristo Rey!”, y pidieron a “María, auxilio de los cristianos, ruega por nosotros”.
Los medios de comunicación -ciertos comentaristas- han mentido, y se han distanciado por igual de los agresores y los agredidos. Se ha puesto verbalmente en medio de los manifestantes abortistas violentos y de los anti abortistas (pacíficos a diferencia de cómo los mostraban). Así y como resultado… han querido justificar el aborto moderado y civilizado (¿). ¿Cómo ponerse en medio de la cultura de la muerte y la cultura de la vida?

Además de la oración, que por Dios va,
enseñas de quienes protegieron la S.I. catedral
Los periodistas hablaron de dos “marchas” cuando sólo hubo una: la de los agresores. Digan: ¿Quién convocó la marcha y contramarcha?; a cambio de ello, silencio… Decía la periodista: “Se insultan y gritan de un lado, se insultan y gritan del otro. Son posturas muy contrarias. Provocación desde un lado y desde el otro”. No es verdad: unos fueron los agresores y otros los agredidos, unos los violentos y otros fueron pacíficos y dispuestos a defenderse si la policía era arrollada en el cumplimiento de su deber. Mienten esos comentaristas de los medios de comunicación. Juegan a ser anticlericales –parecen amigos de la secta- pero con el estómago lleno y cubiertos  los placeres de la vida.

"San Miguel Arcángel, protégenos en la batalla...
Trascurridos un largo tiempo, la horda se retiró. “Misión cumplida. La catedral está indemne”.
Nos impresiona vivamente el anticlericalismo, el colmillo y la violencia verbal de los abortistas bonaerenses. En España no estamos acostumbrados a ello porque no hay “batalla” alguna que librar. Han entregado a España y los españoles a los planes y caprichos de la secta descristianizadora, anticristiana y pagana.
Un amigo de esta redacción envió a un correligionario de Buenos Aires la carta siguiente de felicitación:

Sr. D. …
Buenos Aires (Argentina)

Querido amigo mío:
Le escribo desde el otro lado del Atlántico o nuestra Mar Océana. Confío en que Vd. estará personal y familiarmente muy bien.
El asunto es que ayer vi en Página Católica el repugnante espectáculo de los abortistas ante la catedral Primada de Buenos Aires. Repugnantes fueron al unísono los comentarios de varios periodistas. Veo que también allá la secta masónica atiza el fuego del anticlericalismo como en otras épocas de la Historia. Pero también vi la entereza de católicos de a pie en defensa de su amada Madre la Iglesia, que es Santa.
Con un gran gozo observé izada, enarbolada, la bandera de San Andrés, la misma que el tradicionalismo enarboló en los campos de batalla de los siglos XIX y XX.  En ella sin duda estábamos representados todos los tradicionalistas o carlistas del mundo.
Quiero por la presente comunicarle mi gozo personal como católico y carlista, por la presencia de dicha bandera, unida a las voces de Viva Cristo Rey. Sí, Cristo Rey, dador y redentor de la vida, Rey del hombre, de sociedades, y Estados. O se adora al Dios hecho hombre o se adora al hombre que, como Lucifer, quisiera hacerse dios para así destruir a continuación e inexorablemente al propio hombre. Como decía el beato Juan Pablo II, allá donde muere Dios en la conciencia del hombre se sigue la muerte del hombre imagen de Dios. Ciertamente, la humareda del Infierno abrasa a muchos hombres y mujeres de nuestro tiempo. Dios les haga ver, ya en el secreto de sus almas, el despeñadero al que conduce Satanás, padre de la mentira y asesino desde el comienzo.
(…) le ruego transmita mi más cordial felicitación a quienes exhibían la bandera del tradicionalismo o Carlismo (que sólo hay uno) en defensa de la Santa Iglesia, que mantiene los derechos de Dios y es la principalísima protectora de cada hombre, de todo hombre, incluidos los más débiles y desprotegidos. A los pies de S.S. Benedicto XVI "servus servorum Dei". Sigo sobrecogido del horrendo espectáculo de esos sucesos, que como sacrificio ofrezco al Altísimo por los hombres y mujeres de aquella tierra.  
 Atentamente,
 Pamplona, 6-XI-2012

La secta masónica -así lo creemos- agitó  a las hordas que,
avanzado el anochecer, se retiraron sin
haber alcanzado su objetivo: profanar -según
"Página Católica"- la catedral .
Fotografías y datos de la narración tomados del vídeo de la Red “Página Católica. Archivo sonoro de la buena Doctrina”, www.pagina-catolica.blogspot.com Viernes, 2-XI-2012

Ramón de Argonz
Pamplona, 6 de noviembre de 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada