Boletín Oficial de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

miércoles, 1 de agosto de 2012

IN MEMORIAM

+ Tenemos el dolor de comunicaros que ha fallecido
CELESTINO MAIZA AUZMENDI,
natural de Echarri-Aranaz, a sus 76 años.


Amabi ikasleak erne zeuden esaten zitzayen guziari
(Los doce discípulos estaban atentos a todo lo que se les decía)


     DESPUÉS DE sufrir una gravísima enfermedad, durante la cual nunca se le oyó una queja, falleció muy serenamente, tras recibir de nuevo la Unción de enfermos, en su residencia de Valtierra a las ocho de la tarde del día 29 de julio.


     Le recordamos como carlista de toda la vida, generoso, hombre de paz y, como tal, ejerció de juez de paz en su villa natal de Echarri-Aranaz.


     Vascoparlante desde la cuna, le costaba expresarse en castellano. Lo hacía con el gracejo propio de su habla materna y personal.


     Hombre de pocas palabras y muy discreto, no era nada romántico sino que estaba muy unido a la realidad, suya personal, familiar y de su pueblo. Sabía qué quería y para quienes y para Quien vivía.


      Su carlismo no era per accidens, sino que lisa y llanamente era carlista. Y lo mostraba con si vida y porque asistía y se reunía con gozo con sus correligionarios. Lo consideraba necesario. No se quedaba en casa, aunque su radio de acción natural era su pueblo. Hombre muy de Echarri-Aranaz, sufrió en y por su pueblo al experimentar diariamente el desvío al que artificialmente sus vecinos fueron sometidos durante décadas.


    Era muy puntual a los actos de la Comunión Tradicionalista Carlista, incluso con su avanzada edad. Por ejemplo, asistió siempre que pudo a la fiesta que la Juventud Carlista de Pamplona celebra a la Inmaculada Concepción en diciembre, a la peregrinación a San Miguel de Aralar custodio de la Barranca-Burunda y toda la Montaña, a diversas conferencias y otros actos. Este último año, una de sus hermanas cantó un bello himno a San Miguel in excelsis, en su habla materna, el día de la peregrinación carlista realizada a finales de junio.


     Celestino es uno de esos héroes anónimos ante los hombres -quizás desapercibidos porque nos acostumbramos fácilmente a lo bueno- pero no ante Dios. Que N.S. Jesucristo le acoja en su seno y premie sus muchas obras buenas.


     Rogamos una oración por su alma, y quede entre nosotros un permanente recuerdo.


     Pamplona, 1 de agosto de 1012
     Ramón de Argonz


¡Noizpait, Jainkoari esker, eldu giñan gorenetaraño!
(¡Por fin, gracias a Dios, llegamos a lo más alto!)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada