Boletín Oficial de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

jueves, 26 de mayo de 2011

TERRORISMO EN EL MUNDO Y TERRORISMO DE E.T.A. Un nuevo libro de gran actualidad.




CRÓNICA DE LA PRESENTACIÓN DE UN NUEVO LIBRO SOBRE EL TERRORISMO ETARRA


            TODO PARA nuestros conciudadanos, con nuevas aportaciones, visión de conjunto y una gran actualidad. No hay esfuerzo que se escatime para el lector y oyente más exigente. La Fundación Sociocultural Leyre abrió el martes 24 de mayo las jornadas “Sociedad libre y terrorismo”, desarrolladas en el céntrico Hotel Tres Reyes de Pamplona (Navarra), los días 24 y 25 del presente mes de mayo.

            Se presentó el reciente libro de Fernando J. Vaquero Oroquieta, La ruta del odio, 100 respuestas claves sobre el terrorismo. La presentación y el coloquio duraron dos horas y media verdaderamente intensas. Dos personas comprometidas y sacrificadas por los derechos fundamentales y la justicia contra el terrorismo etarra, abordaron este libro y el contexto actual que lo genera. Señalaremos a continuación las intervenciones de tales ponentes y del autor del libro, con las Notas tomadas bajo nuestra exclusiva responsabilidad.

Análisis de actualidad.
Desde el odio hasta
el engaño sistemático.
Nuevo libro de análisis del terrorismo
en general
y del etarra en particular.


            Para el moderador, este problema es esencialmente político y no se ha sabido gestionar, lo que le impide compartir el optimismo de algunos.

            Presidenta del Foro de Ermua, Inmaculada Castilla de Cortázar cree que la conciencia moral es el último baluarte de la libertad: al fin y al cabo, somos personas y podemos distinguir entre lo bueno y lo malo. Por eso, y a diferencia del moderador, se manifestó razonablemente optimista. Respecto al libro presentado, afirmó que está escrito con precisión, “fuste”, rigor y documentación, y hace gala de una gran capacidad didáctica. El libro deja constancia de la valentía de su autor, que dice cosas audaces y profundas. Sin duda el lector apreciará su ecuanimidad intelectual.

Castilla de Cortázar contó cómo, desde hace un año, el Foro de Ermua denunció que el Gobierno estaba negociando con ETA. La sentencia del Tribunal Constitucional dando paso a Bildu a las elecciones e instituciones públicas es una muestra de ello. Es más, si en San Sebastián no ha existido un desplazamiento del voto socialista hacia Bildu, no salen las cuentas. Ya estando ZP en la oposición, ZP negociaba con ETA. También el 11-M está todavía sin aclarar. En relación con ETA, se ha mantenido un paripé de legalidad con la legalización de los partidos clónicos (ANV...) de la banda terrorista. Mientras ZP ha gobernado, ETA ha estado en las instituciones siempre que le ha dado la gana. Malo es también el evidente embreamiento que ha existido de la opinión pública respecto a ETA. Hoy día, el público cree que las víctimas son los terroristas. En este contexto, la gran ventaja de ETA es la impunidad y el permanente atropello al sentido común. Por eso, nuestra esperanza no depende de los resultados, sino del hecho de que las personas no podemos estar permanentemente  en este barro. Es necesaria la unión entre todos, no callar, y apoyar lo que se mueve en la dirección correcta. Ahora debemos estar aquí, en esta sala, y leer con afán el libro que con tanto esfuerzo se nos presenta.
 
La presidenta del Foro de Ermua,
Inma Castilla de Cortázar.
El día 24 participó en la presentación del libro
y el día 25 ofreció una
conferencia titulada:
"La actual negociación con ETA" 

Desde el pacto de Perpiñán, ETA sabe que puede estar en las instituciones con sus objetivos de siempre, y además con el dinero de todos. Hoy ETA tiene todos los instrumentos legales para funcionar y extender su ideología sin matarnos. No estamos ante un problema partidista, pues el tema del terrorismo es tema de todos, sino ante un problema de bien común; sin embargo, asistimos a una instrumentalización partidista del terrorismo por parte del PSOE en 2004, en 2008… Si gana ETA por los medios que sean se acabó la democracia.


Vaquero en calidad de autor, Tamburri,
Castilla de Cortázar y
Uyalar en el momento de su exposición
            Salvador Uyalar, víctima del terrorismo por el asesinato de su padre, y colaborador de Voces Contra el Terrorismo, le siguió en el uso de la palabra. Si según los datos que ofrece la actualidad Uyalar se manifiesta pesimista, sin embargo mantiene esperanza: de lo contrario no participaría en foros como este. Afirmó que el libro presentado trata sobre todo tipo de terrorismo, y de su  ámbito mundial, incluido el terrorismo etarra. Según Uyalar, ahora surgen con fuerza las consecuencias de la pereza intelectual, de la escasa conciencia ciudadana de nuestra sociedad, y de la ignorancia cultivada durante décadas. Su tesis coincide con la del libro presentado: el terrorismo tiene una ideología que lo sustenta. Tal ideología tiene una fuerte dosis leninista. Los de ETA no son unos locos: son fanáticos, y, si ahora no matan, es para recuperar cotas perdidas de poder. ETA calcula bien sus movimientos. ETA no es un “modus vivendi” –creerlo es una explicación escapista- sino una ideología fanática. Si ayer en España hubo políticos que quisieron acabar con el terrorismo, ZP no quiere derrotar a los terroristas, sino integrarlos en las instituciones. Para ello, los hay que se afanan para que nos olvidemos del pasado, con el objeto de atraer a los etarras –que no dejan de ser ETA- hacia la democracia. Quienes así hacen,  banalizan la saga de unos 850 asesinatos, y… “pelillos a la mar”. Creen que mirar al pasado tiene un contenido negativo. Quieren enterrar la prueba y echar tierra a los muertos. Por su parte, los etarras quieren todo gratis, y han entrado gratis en las instituciones.

Es el pensamiento débil el que no exige justicia. ETA actuó para destruirnos, para destruir a España, para partir a España. La justicia política exige que ETA sea derrotada políticamente. Por ejemplo, Aurelio Arteta  habla con acierto –según Uyalar- de dicha “justicia política”,  porque los etarras tienen delitos contra la nación, lo que exige la derrota política de ETA.

Entre las cien cuestiones que responde el libro, Uyalar discrepa del   punto 89 relativo al diálogo con ETA. Para ello se remite a las páginas 65-70, 159-161 etc. de ese otro libro de V. M. Arbeloa titulado Perversiones políticas del lenguaje (Madrid, Biblioteca Nueva, 2004). El diálogo con ETA es imposible porque los etarras matan el “logos”, están incapacitados para abrirse, y carecen de sinceridad. Además, este diálogo es poco práctico. Por otra parte y desde luego, a la víctima no le corresponde llevar la carga de una posible  “generosidad” social ante los etarras. Que no pongan a la victima en la tesitura de culpabilizarse por parecer como “la mala” en este asunto. Recordemos lo que pensaba aquella víctima apabullada en un campo de concentración nazi: “Nunca me quitarán la íntima libertad de no otorgar mi consentimiento”. Por lo que respecta al perdón cristiano, según Uyalar el católico no tiene que tragar con todo: el concepto de justicia debe estar siempre presente. Justicia, que no venganza. Sí, queremos destrozar a ETA, el odio, el terror. Sí, queremos liquidar a ETA, y, si podemos convertir y salvar a los terroristas, mucho mejor. No hay otro camino.

El autor Fernando Vaquero Oroquieta
en el momento de su intervención

            Fernando Vaquero Oroquieta hizo una extensa exposición sobre el origen, la naturaleza y los contenidos fundamentales de su libro. Trazó una breve historia del terrorismo, que según él (con quien coincido) éste se inicia en la Revolución francesa, especialmente con los jacobinos. Les sucederán los nihilistas rusos, luego el marxismo-leninismo, y ahora…. Esta última ideología llegó a desarrollar una concepción “científica” del terror, y quiso implicar a toda la población en la “socialización del sufrimiento”. Para Mao-tsé-tung, también en este tema teoría y praxis van juntas. Hoy día, entre la Yihad y el marxismo hay un hilo conductor, que es el totalitarismo. No en vano, no pocos yihadistas  fueron antes marxistas.

Tras destacar el auge editorial permanente del tema relativo al terrorismo, Vaquero estacó la originalidad de su aportación, al  insistir en el factor ideológico del terrorismo. A continuación, desarrolló algunos de los elementos derivados de ello. Tal es la transferencia de culpabilidad a la víctima realizada gracias a la manipulación del lenguaje, según el cual la víctima se convertirá en agresora. El terrorista no es un loco ni un  psicópata, sino un totalitario. También se ha querido mezclar la religión con el terrorismo. Ahora bien: ¿por qué ese hincapié contradictorio por unir ambos opuestos? Sin duda lo explica el empeño políticamente correcto de la revolución maoísta y anticristiana de mayo de 1968. En cuarto lugar, existe una conexión entre el relativismo y el terrorismo, por la que algunos dicen: “Si estos chicos tienen pretensiones políticas, habrá que escucharles”. Vaquero aclaró que ni ETA nació en el Seminario, ni la Revolución francesa fue la fraternidad universal. En realidad, la Iglesia es el refugio de las víctimas en todo el mundo. Un tema tabú suelen ser las múltiples complicidades mantenidas por unos y otros con los terroristas. Séptimo: conviene aclarar que el terror no es ajeno a la libertad del terrorista, que lo ha elegido como táctica después de un frío análisis. Por eso, ETA no desaparecerá hasta que sepa que no va a conseguir sus objetivos políticos. Corolario de esto es la necesidad de combatir el terror no sólo con las armas (la policía) sino también ideológica y espiritualmente. No hay otra salida que la resistencia, la firmeza y las convicciones.

Fernando Vaquero nos tiene acostumbrados a sus serenos y maduros análisis desde las páginas de algunos libros colectivos que tratan sobre las treguas de ETA, así como de la revista digital "Arbil".

Fernando Vaquero en su completa exposición,
que anunció la seriedad y enjundia de su nuevo libro.
El coloquio fue muy vivo. Las respuestas las catalizaron Castilla de Cortázar y Uyalar. A una pregunta del público que advertía la necesidad de cubrir con una ideología el actual vacío ante ETA, Castilla de Cortázar destacó que no podemos hacer ideología contra la ideología de ETA. Ni se puede hacer, ni de hecho se realiza, porque contar y transmitir la verdad no es hacer ideología. En realidad, es necesario un movimiento cívico, y este lo formamos todos. Otro asistente destacó la necesidad de que la sociedad no se sienta hundida ni caiga en el derrotismo por la aparición de Bildu en los resultados electorales del 22-M. Uyalar, a la pregunta de por qué el PP obtiene pocos votos en muchos pueblos de Guipúzcoa, respondió que los resultados electorales son fruto de una política de exclusión del no-nacionalismo en el País Vasco así como del terror existente. No en vano, un cuarto de millón de vascos está fuera y alrededor de su tierra y votan en otros lugares, los padres temen educar bien a sus hijos por seguridad hacia ellos, de hecho no se evita que los hijos se contagien del ambiente creado, y muchos no votan por miedo aquello que desean...
*  *  *
Realicemos alguna aportación. La intervención de una asistente que mostraba cómo la corrupción social era la principal causa del hundimiento social y político ante ETA, me sugirió pensar que la grave corrupción existente no ha podido corromper a toda la sociedad, pues hay muchísima gente buena. Pensemos en las repetidas manifestaciones de millones de personas en Madrid. Por otra parte, sabemos que la mala política, esto es, la partitocracia, sustrae la voz a la sociedad, que utiliza, encauzando, a su beneficio y al de la “democracia partitocrática”, la protesta social contra ETA en el asesinato de Ordóñez y luego de Blanco en Ermua. En tercer lugar, los partidos han paralizado a la sociedad porque desde su origen los partidos políticos absorbieron y monopolizaron toda la representación política, impidiendo que las instituciones sociales tuviesen suficiente voz y, en cualquier caso, un voto político. Desde luego, si el trabajo da optimismo y confianza, la derecha sociológica es absolutamente vaga en política.

Añado también que el constitucionalismo liberal –así como la Constitución de Cádiz de 1812- no resuelve el problema de ETA y de la realidad sociopolítica que ésta última origina. Es más, el liberalismo crea en parte el problema y, sobre todo, lo agudiza. Así lo ha explicado muchas veces la revista de actualidad “Ahora-información”.

Una última observación. Creemos muy importante destacar a los muchísimos miles de vascos de verdad, que son muy navarros, muy guipuzcoanos… y que no son nacionalistas. Como sus mayores, son españoles en una España forjada en la unidad y pluralidad. Pensemos en los muchos pueblos de la montaña de Navarra, cuna de Vasconia, que tienen una raíz más honda que los vasconizados –vasconizados y a mucha honra- del Oeste. No hay declaración más falsa y políticamente más contraproducente que decir: “¡que vienen los vascos!”.

Imasgen: Intereconomía.com
               Agradecemos a la Fundación Sociocultural Leyre la convocatoria de este Acto y el facilitar que personas tan destacadas contra el terrorismo como las señaladas nos informen de la realidad al respecto. Nuestra más cordial felicitación a don Fernando Vaquero Oroquieta por su investigación y el didactismo de su libro sobre “La ruta del odio. 100 respuestas claves sobre el terrorismo”.  Aconsejamos su compra (cuesta 20 euros) y difusión. (http://www.editorialsepha.com/).
Fermín de Musquilda
Pamplona, 26-V-2011

P.D. Las fotografías de la conferencia son del autor (JFG2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada