Boletín Oficial de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

martes, 27 de septiembre de 2011

EL SISTEMA ES EL PROBLEMA

    

OPINIÓN
"EL SISTEMA ES EL PROBLEMA"

     ASÍ DICE UN MENSAJE socialmente muy aceptado, si tenemos en cuenta lo muy apreciadas que han sido las pegatinas repartidas por Pamplona. Incluso algunos las han colocado -ellos sabrán- en lugares visibles de la calle. Un ejemplo es el de la imagen.

     Me refiero al sistema político, al ideológico, a las costumbres creadas, y a la moda que han corrido por ahí durante tantos años. Se trata de un sistema que se presentaba como limpio, perfecto y sumamente social, contrario a la arbitrariedad. Ahora resulta que dicho sistema es muy imperfecto, ha estimulado y generado no pocos vicios, ha producido escándalos mil, es antisocial y no es verdaderamente representativo. Y ha dado muy mal ejemplo a todos. La sociedad, que le ha imitado, ha entrado en una honda crisis.


"EL SISTEMA ES EL PROBLEMA.
BASTA DE DESPILFARRO"
http://www.carlistas.es/

     El sistema es el problema porque no hay auditorías a los cargos públicos (juicio de residencia para todos), ni mandato imperativo a los gobernantes.
     Lo es porque cada partido endeuda a los españoles en miles de millones con el objeto de hacer más cosas que las prometidas por la oposición, y así mantenerse en el poder y ser reelegido. Y por el amiguismo que, más los deseos de poder, ha originado una burocracia y servicios de cargos paniaguados. Esto ocurre en el Gobierno de España, en los autonómicos y en los municipios: en todo. La partitocracia es un mal. Por algo no somos demócratas al uso de hoy (mucho menos todavía lo son ellos, porque actúan como oligarquías de poder, con el agravante de presentarse engañosamente como demócratas). Por algo no somos liberales o socialistas, pues colocan el materialismo y el espíritu de grupo por encima del Bien Común, y por el egoísmo de "regalarse" a sí mismos a costa de los demás, como ejemplo anti social.
     El sistema es un problema por lo mucho que no pocos cargos públicos se han enriquecido con dietas, colocación de amigos, reparto de cargos a base de cuotas entre los partidos (por ejemplo en universidades públicas), cesantías etc.
     Lo es por la corrupción instalada en la "res publica", según nos ha acostumbrado la prensa diaria.
     El sistema es un problema porque facilita que no pocos mediocres lleguen al poder, donde todo son los mieles, delicias, y amigos a quienes hacer favores o recibir de ellos... También hay personas honradas, pero el sistema "tira para abajo" con una grandísima fuerza.
     Son muchos los arribistas que viven del sistema y del cuento. Ahora comienzan los recortes, pero ya es muy tarde; ¿y los responsables? ¿y los que defendieron lo que ha hecho posible llegar a los actuales extremos? ¿Y los que callaron? Aquí nos han dado gato por liebre, "cambiazo" que ha sido posible porque no pocos votantes hemos sido algo tontos.
     Parece que nunca vamos a aprender a saber decir "no" a las modas impuestas precisamente por los que se han beneficiado materialmente del sistema. ¿Vamos a decidirnos a cultivar nuestra propia personalidad, así como la vida de las instituciones sociales? ¿Y a concebir la "res publica" como servicio al BIEN COMÚN, y no a uno mismo, ni a la partitocracia?
     Creo que una vez más muchos estaremos de acuerdo. Que nunca sea tarde para espabilar y que NI UNOS NI OTROS NOS VUELVAN A ENGAÑAR..
     Un cordial saludo,
     José Fermín de Musquilda
(27-IX-2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada